OBERÓN





Personajes


OBERÓN

PUCK

HUON

SHERASMÍN  

REIZA

FÁTIMA

 Rey de los elfos

Criado de Oberón

        Noble

  Criado de Huon

    Hija del Califa

  Criada de Reiza

             Tenor

        Contralto


             Tenor

         Barítono

         Soprano

Mezzosoprano





La acción transcurre en un lugar y época indeterminados.





ACT ONE


Scene 1


(Oberon's Bower. At the rising of the curtain, several groups
of fairies and genii are discovered, who sing the following chorus)


Nº.1. Introduction and Chorus

CHORUS

Light as fairy foot can fall,
Pace, ye Elves,
your master's hall;
All too loud the fountains play,
All too loud the zephers sigh
Chase the noisy gnat away,
Keep the bee from humming by;
Stretch'e upon his lily bed,
Oberon in slumber lies;
Sleep, at length, her balm has shed
O'er his long unclosed eyes.
O may her spell as kindly bring
Peace to the heart of the fairy king!
Peace!

PUCK
How now, how now!
Why do ye loiter here?
Are there not tasks to do?

A FAIRY
We did but watch,
that nothing might disturb
our master's slumber.

PUCK
Begone!

(Exaunt fairies)

He sleeps then still.
'Tis the first time his lids have closed
since he and fair Titania parted.
Mere wife and husband could not well have wrangled.
On slighter grounds.
Which was the most inconstant,
woman or man?
Debate rose high, in anger,
one east, one west, they speeded as of yore,
swearing by all that fairies reverence,
never to meet in love,
till some fond pair,
through weal and woe,
'mid flood and chains and fire,
should keep their plighted faith inviolate,
unmoved by pleasure
and unbent by pain!
He wakes!
He moves this way: I will retire and mark
his mood, ere I do speak with him.

Nº. 2. Air

OBERON

Fatal vow! Not even slumber
Can thy victim's torture tame!
Of my woes it swells the number,
Of my wrath it feeds the flame,
Still I burn,
and still I languish,
Doubled in my dream I feel,
All my rage, and all my anguish!
But no balm their wounds to heal
Fatal vow!

PUCK
(advancing)
Hail, master!

OBERON
Tardy Spirit, is it thou?

PUCK
Round the globe; in hopes
of finding that which might console my king.

OBERON
My faithful Puck!
How could I doubt thy zeal!
Speak on, true servant!

PUCK
Some two hours since I stood beside
the throne of Charlemagne,
and heard the strangest sentence
that ever tongue of wrathful monarch spake.
His son waylaid Sir Huon of Bordeaux,
and foully would have slain him;
but, defeated in the attempt, paid with his own live life,
in open fight, the forfeit of his treason.
France with one partial father triumphed
"Hence!" he cried,
"Thou hast thy life,
but mark on what conditions:
speed thee to Bagdad: seek the caliph's hail;
and there on some high festival,
before the assembled court,
sly him who sits upon Haroun's right hand; then kiss, and claim
his daughter as thy bride!"

OBERON
And rides he forth upon this perilous quest?

PUCK
Ay, master.

OBERON
And alone?

PUCK
A single squire, a foolish,
faithful varlet, follows him.

OBERON
Hie thee back, Spirit, over land and sea, swifter
than thou thought till thou dost meet with them;
cast a deep sleep on both,
and bring them hither before the breath be cold that bids thee.

(Puck exits)

Yes!
The fairy king
Sir Huon shall befriend,
and the true knight in turn
his woes may end.

(The stage opens, and a flowery bank rises, on which Sir Huon
and Sherasmin are seen asleep; Puck standing besides them)


PUCK
(runs to Oberon)
King of fairy land, 'tis done.
King and Squire thou lookest on.

OBERON
That's my good goblin!

(observing Sir Huon)

Ha! By starry night!
In this mailed beast, I ween,
love a guest hath never been,
but my piercing eye can see,
should he once installed be,
pleasure peril, pomp, or pain,
him to shake may strive in vain.
Quickly to his charmed eyes
let a pleasing vision rise
of the caliph's lovely child
whom now he seeks on errand wild,
and within the same short hour,
in far Bagdad's harem bow'r,
to the sleeping lady's
sight shall the image of the knight be shown,
and equal love impart,
linking firmly heart to heart.
Spirits, hear your master's spell: Up!
And do my bidding well.

Nº. 3

(The clouds open. The interior of a kiosk. Rezia is seen seated
on a couch in a melcancholy attitude with a lute in her hand)


REZIA
O, why art thou sleeping,
Sir Huon the brave?
A maiden is weeping by Babylon's wave,
Up, up, gallant knight, ere a victum she fails,
Guienne to the rescue!
'Tis beauty that calls.

(The vision disappears; clouds again enclose the kiosk,
and then draw off to the fairies' hall, as at first)


OBERON
Enough! Enough! The spell I break,
Children of the Earth, awake!

SIR HUON
(waking)
Stay, loveliest! For pity's sake!
Gone!-Where am I?

(seeing Oberon)

Ha!

OBERON
Fear not, Sir Huon of Bordeaux!
Thou seest a friend who knows thee
and thine errand.
I am Oberon, the king of fairyland.

SHERASMIN
Of fairyland! O master!

OBERON
Peace, varlet! Hear me, Paladin.
Relentless Charlemagne would have thy blood;
but thou shalt execute his dread command,
and to thy native France
triumphantly bear back thy beauteous bride;
rest thou but true amidst the trials
fate prepares for thee.
Therefore receive, Sir Duke, this magic horn;
whatever dangers may thy path beset,
its slightest sound will bring thee sudden aid;
need'st thou the presence of the fairy king,
a bolder blast will bring me to thy side.
Tho' planets roll between us/ Hon,
Huon, haste where love and honour call:
be bold, be constant, and be happy.

(Oberon waves his wand;
Fairies appear to the symphony)


Nº. 4 Ensemble

ALL

Honour and joy to the true and the brave!
A friend they shall find in the Elfin king…
But oh! To the traitor, the coward, the slave,
For ever the fairy's curse shall cling!

HUON
Deign, fair Spirit my steps to guide,
To the foot of the unbeliever's throne;
There let my arm
and my heart be tried,
There be the truth and thy Huon shown,
There let my arm
and my heart be tried,
There be the truth of thy Huon shown.

OBERON
The sun is kissing the purple tide,
That flows round my fairy bow'r,
Oft must he set in those waters wide
Ere mortal knight from this shore
Could ride to Bagdad's distant tow'rs.
But lo! I wave my lily wand!
And Bagdad is before thee.

SHERASMIN
By St. Denis, but he's right!

HUON
Can I trust my startled sight?
Yes, the gilded domes are there,
in the last bright sunbeam glowing,
and the river broad and fair,
Swiftly to the sea if flowing!
But where alas! Is she
Who shed love's own light upon my slumbers?
Is that form forever fled?
Hush'd for aye those magic numbers?

OBERON
Fear not, Sir Knight! Fear not!
But hold in glory's chase go forth!
The living maid in Babylon embrace.

ENSEMBLE CHORUS
Speed, Huon, speed!
Love and renown soon
shall they courage and constancy crown.

HUON
Deign, fair Spirit, my steps to guide
to the unbeliever's throne!
There let my arm and my heart
be tried.

(Oberon and Fairies disappear)

SHERASMIN
(After a pause, during which Sir
Huon and he appear lost in wonder)

Master! Are you awake, master?
If your eyes be wide open.
I pray you shake me,
that I may open mine, too.
I would fain be assured whether
I be really bewitched or no.

SIR HUON
I hear the murmur of the waves;
I feel the evening breeze upon by cheek.
Will that foaming river, those glittering minarets,
vanish in their turn?

SHERASMIN
I would wager my wits that they do,
and no bad stake neither;
for I know not how I shall save them otherwise,
an' the fairies serve me another trick
of this kidney.

SIR HUON
O Sherasmin,
the beautiful vision which the fairy raised was no delusion.
Such a being lives, and for me!

SHERASMIN
The caliph's daughter, too!
The very woman the emperor
named for your bride!
An' a fool might advise, sir,
I would cut the matter as short as possible.
You are commanded to kill the man
who sits on the right of the caliph,
and marry the princess.
Stick to the latter part of the promise,
and forget the rest, master mine!
Slicing off a head is but a bad preface to courtship.
Let the infidel 'scape free,
and cleave to the lady.
I'll have everything prepared for flight, and -

SIR HUON
Knave, I have pledged my knightly word
to Charlemagne, and must redeem it to the letter.
Huon, beyond his life, beyond his love,
esteem his honour!

Nº. 5. Recitative and Aria

SIR HUON

Yes, even love to fame must yield,
No recreant knight am I;
My home it is the battlefield,
My song, the battle cry!
Oh! 'tis a glorious sight to see!
The charge of the Christian chivalry,
When thundering over the ground they go,
Their lances levell'd in long, long row!
One shock, and their lances are shiver'd all;
But they shiver not in vain,
They have raised for the foe a rampart wall,
With the bodies of the slain!
On they spur over dying and dead,
Swords are flashing round ev'ry head,
They are raised again, but they gleam, no more,
Ev'ry blade is dimm'd with gore!
The fight is done!
The field is won!
Their trumpets startle the singing sun!
As the night-winds whirl the red leaves afar,
They have scatter'd the might of the Moslemah!
Mourn ye maidens, ye maidens of Palestine,
Your lover's lie stark
in the cold moonshine!
The eyes ye kiss'd ere ye bade them go,
Are food for the kits and the hooded crow!
Mourn ye maidens of Palestine,
Your lovers lie stark
in the cold moonshine!
Joy to the highborn dame of France!
Conquest waits in her warrior's lance!
Joy to the girls of fair Guienne,
Their lovers are hast'ning home again!
Hark they come!
The brave ones see!
Who have humbled the pride of Paynimrie,
Twine the wreath, the feast prepare!
Fill to the brim the goblet fair.
Strike the harp and loud and high
Swell the song of victory.

Scene 2

(Vestibule in the harem, looking on the Tigris, which is seen
by moonlight through a balustrade in the background. Enter
Rezia, followed by Fatima)


REZIA
Name not the prince, dear Fatima;
I hate, I loathe him!
Wed him!
I would wed a serpent sooner!
Hear me, girl!
Methought I was transformed
into a fawn and hunted
by Prince Babekan through forest,
when suddenly a young knight,
whose habit showed him not of eastern birth,
appeared and rescued me
from the darts of the huntsmen.

FATIMA
How can the daughter of the mighty Haroun
suffer an idle vision to get the better of her judgement?

REZIA
And canst thou speak of such a vision,
as of an ordinary dream?
No, no: be sure it is the work of fate.
The hour draws nigh!
The chains already sound!
But think not I will them.
If this heart indeed deceived
I have yet a hope in store, which cannot fail.
Yes Fatima!

(in a low but determined tone, and half drawing her dagger)

Love or death shall free me!

FATIMA
Merciful Allah!
Sheathe that dreadful weapon!

(knocking without)

Hark, hark, lady!
Some one knocks at the little door
that opens on the private passage,
but I dare not leave you
in this desperate mood.

REZIA
Fear nothing, girl!
The time hath not yet arrived:
I will act firmly, but not rashly.

(knocking again)

They are impatient, away and see who knocks.

(exit Fatima)

No, no, my hope of happiness
is yet too strong to rush undriven
on so stern an alternative!

Nº 6 Finale I

REZIA

Haste, gallant knight, O haste
and save thy Rezia from the yawning grave!
For round this hand the worm shall twine,
Ere link'd in other grasp than thine!
Yes, my lord, my joy, my blessing,
Rezia lives for thee alone!
On this heart thy signet pressing,
Love hath claim'd it for thine own!
Yes, its core thine image beareth,
There it must for ever burn,
Like the spot the tulip weareth,
Death within its dewy urn.

(Re-enter Fatima hastily)

FATIMA
Joy! Joy!
We are rescued in the hour of need, Joy,
he is found, the knight is ours indeed.

REZIA
Found? Where?
Sweet Fatima, oh quickly tell!

FATIMA
To old Namouna's cot, as evening fell.
He came, by Fate directed,
There he heard they dream as
I had told her, word for word,
And vow'd, with glowing cheek
and flashing eye to rescue thee, or die!

REZIA
Said I not, said I not?

Ensemble

REZIA

Ah, happy maid!
Near me is my own true knight,
Ah, happy maid!
Hope hath not my heart betray'd,
Love hath read my dream aright,

FATIMA
Ah, happy maid!
Near me is thy own true knight,
Ah, happy maid!
Hope hath not thy heart betray'd,
Love hath read thy dream aright,

Hark, lady hark!
On the terrace near,
The tread of the Harem guard I hear,
And lo, thy slaves
that hither hie
Show that the hour rest is nigh.

(Rezia and Fatima interchange signs of secrecy. A band
of white and black slaves enter from the garden, headed
by Mesrou and female slaves of the princess)


TENOR, BASSES
Now the evening watch is set.

ALL
And from ev'ry Minaret,
Soon the Muezzin's call to pray'r
Will sweetly float on the quiet air,
Here no later must we stray,
Hence to rest away, away!

(the full moon rises and floods the room with its light)

REZIA
(aside)
Oh my wild exalting soul,
How shall I thy joy control,
Far too well my burning cheek
And kindling eye thy tumult speak,
Ere they rapture they betray,
Let me hence away, away! (Bis)

CHORUS
Here no later must we stray,
Here no later must we stray, hence to rest.



ACT TWO


(A magnificent saloon in the palace of Haroun. In the
distance a divan on which the Caliph is discovered seated.
On his right is Prince Babekan. On each side of the divan
hands a rich veil, behind which are supposed to be the
apartments of the females. Embroidered carpets are spread
before the Caliph and the Prince. The great officers of the
Caliph's court, Arab Sheiks and chiefs of various tribes,
black and white eunuchs, guards, etc., form a line on each
side of the stage)


Nº 7 Chorus

MEN

Glory to the Caliph, to Haroun the Just,
Bow ye, true believers,
before him to the dust,
Woe betide the infidel
who dares the Caliph's might.
When on the breeze he floating sees
the "shadow” and the "night."

CALIPH
(to Babekan)
Prince, the hour is arrived, which, m
y astrologers have assured,
is marked upon the table of light
as the one destined by Allah
for the marriage of our daughter Rezia.

BABEKAN
Commander of the faithful!
The impatience of Babekan
is at its height.
May it please you to give
for the instant solemnization of our nuptials?

CALIPH
Bring forth the bride.

(The veil on the right of the Caliph is withdrawn and a train
of dancing girls enter, preceding Rezia, who advances
supported by Fatima and followed by the female slaves of the
harem)


Nº. 8

REZIA

(aside to Fatima)
He is not here! Should he desert me now

(Gazes rout her in great agitation,
and grasps the hilt of her dagger)


FATIMA
(alarmed)
Lady, he will not.
Be of good cheer, sweet mistress

CALIPH
Daughter, approach!

(Clashing of swords without)

Ha! the clash of swords!
Head of my father!
What desperate slaves are these?

(Enter Sir Huon and Sherasmin sword in hand)

SIR HUON
Where is my love? my bride,

REZIA
Ah! 'tis he! save me!

(Rushes into Sir Huon's arms)

SIR HUON
(kissing her)
Thus, thus thy Huon claims thee for his own!

CALIPH
Am I awake? Slaves! Dogs!
Hew him in pieces!

BABEKAN
Hold! Might Caliph! Be mine that task!

(Babekan and Sir Huon attack each other. Babekan is slain)

CALIPH
(stamping with fury)
Allah il Allah! Tear out his heart!

SHERASMIN
(to Sir Huon quickly)
Master! the horn! the horn!

(Sir Huon winds the horn. Thunder and lightning. The
Saracens stand terror-stricken. The stage fills with clouds,
which open in the center, and Oberon appears)


OBERON
Huon, thou hast redeemed thy knightly pledge,
and I am well content, the maid is thine.

(Waves his wand. The clouds disperse, and discover the
sea-shore, with the port of Ascalon: a vessel lying at anchor)

Behold the port of Ascalon!
Yon bark is bound for Greece.
Hie thee on board.
Whatev'r may hap,
remember Oberon befriends ye,
whilst his friendship you deserve.
Farewell! Be true, and triumph.

(Oberon vanishes)

(Exaunt Sir Huon and Rezia)


SHERASMIN
What sayest thou, my girl?
dost think thou canst love me?
Wilt thou follow me?
And wilt thou follow nobody else afterwards?
For such things do happen in France,
once in a century or so.

FATIMA
I hardly know how to answer you;
I think I may promise.

Nº. 9 Aria

FATIMA

A lonely Arab maid,
The desert's simple child,
Unskill'd in arts by which, 'tis said,
Men's love may be beguil'd.
A lonely Arab maid,
The desert's simple child.
Like some uprooted flow'r am I!
Upon a river a little hour, then die,
Unheeded as I sprung.
But if thy friendly hand
Should lift me from the tide,
And bear me to some distant land,
To bloom thy bosom's pride,
O, sooner from his darling rose
The nightingale shall roam,
Than I disturb that heart's repose,
Which love hath made me home.

SHERASMIN
Enough,
my little warbler, thou art mine.
This kiss to seal the bargin.

(Enter Sir Huon and Rezia)

SIR HUON
Now, Sherasmin, to the port.
The wind is fair for Greece.
The captain stays for us.
Dear Rezia,
I burn to kneel with thee before
the throne of Charlesmagne!
That sweet revenge
is all I ask of heaven!

Nº 10 Quartet

HUON, SHERASMIN

Over the dark blue waters,
Over the wide, wide sea,
Fairest of Araby's daughters,
Say, wilt thou sail with me!

REZIA, FATIMA
Were there no bounds to thewater,
No shore to the wide, wide sea,
Still fearless would Araby's daughters
Sail thro' life with thee.

ALL FOUR
On board then, while the skies are light,
And friendly blows the gale,
Our hearts are as true
as our bark, and bright
Our hopes
as its sunlit sail.

Nº 11 Solo and Chorus

PUCK

Spirits of air, and earth, and swa,
Spirits of fire, which holy be,
All that have pow'r o'er wind and wave,
Come hither, come hither, my spirits so brave.
Whether ye be in the caverns dark
Lighted alone by the diamond spark;
Or beneath the waters deep,
Where the prison'd pearl doth sleep;
Or in skies beyond the one,
Mortal eyes do lock upon;
Or in the womb of some groaning hill,
Where the lava streams is boiling still;
Spirits, wherever you chance to be,
Come hither, come hither to me!
I charge ye by the magic ring
Of your faithful friend the fairy king.

(The spirits of the four Elements
appear in various parts of the stage)


SPIRITS
We are here, we are here,
Say, what must be done?
Must we cleave the moon's sphere?
Must we darken the sun?
Must we empty the ocean
upon its own shore?
Speak! we heave pow'r to do this and more.

PUCK
Nay, nay, your task will be at most,
To wreck a bark upon the coast,
Which simple fairy may not do,
And, therefore have I summon'd you.

SPIRITS
Nought but that?
Na, Lighter labour none we know.
Winds and waves obey the spell
Hark! 'tis done!
Farewell!

Scene 3

(Cavern on the sea-beach. The ocean seen through the
mouth of it. Other perforations lead through the rock to
the interior of the island. Storm continued. Stage wery dark;
fragments of wreck are thrown upon the stage. Enter Sir
Huon supporting Rezia, who is nearly exhausted)


SIR HUON
Look up, my love! my wife!
O heaven, she dies! my Rezia dies!
And I am her murderer!
'Twas for my sake she gave up all a throne!
And father! - O spare her, gracious heaven!

Nº 12 Prayer

SIR HUON

Ruler of this awful hour,
Spare, oh spare you tender flow'r!
If Thou must strike, oh let Thy thunder fall on me,
the wretched cause of all!

REZIA
(recovering)
Huon!

SIR HUON
Ah! she speaks! She speaks!
But wretch that I am,
where shall I find food and shelter
for her on this frightful shore?
O my sweet bride! To see thee thus forlorn
and desolate, and know myself
the cause drives me to madness.

REZIA
Dearest Huon, do not speak thus.
If I must die, it is enough that I breathe
my last upon thy bosom.

SIR HUON
My fond, true girl! –
this kindness but augments my agony!
That such should be the fate of love like thine!
O Oberon! is this thy friendship?
Cruel spirit! no help! no hope.

REZIA
These are but trials surely, and though severe they be,
will end in happiness.

SIR HUON
I must needs think so, but alas!
My poor varlet! my trusty Sherasmin!
drowned! Drowned!

REZIA
And Fatima, the kind devoted Fatima, she too,
I fear, hath perished. Unfortunates!

SIR HUON
But what must now be done?
The storm is now abating,
as if satisfied with the destruction it hath made;
this cavern is dry and overgrown with moss.
What if thou should'st rest thee here
while I ascend the cliffs, and look around
to see if aught like human aid be near us?

REZIA
Be it so. But stay not long from me.

SIR HUON
I will not sweetest.
Ah! where is now the magic horn
that would have brought us succour instantly!
¡I lost!

(Exit Sir Huon)

Nº 13 Recitative and Aria

REZIA

Ocean! thou mighty monster,
that liest curl'd like a green serpent
round about the world,
To musing eye
thou art an awful sight,
When calmly sleeping in the morning light,
But when thou risest in thy wrath, as now,
And fling'st thy folds around some fatal prow,
Crushing the strong ribb'd bark
as 'twere a reed,
Then, Ocean, art thou terrible indeed.
Still I see thy billows flashing,
Through the gloom their white foaming flinging,
And the breakers, sullen dashing,
In mine ear hope's knell is rising,
But lo! methinks a light is breaking,
Slowly o'er the distant deep,
Like a second morn awaking,
Pale and feeble from its sleep.
Brighter now behold 'tis beaming!
On the storm whose misty train,
Like some shatter'd flag is streaming,
Or a wild steed's flying mane.
And now the sun bursts forth,
The wind is lulling fast,
And the broad wave but pants from fury past.
Cloudless o'er the blushing water
Now the setting sun is burning,
Like a victor, red with slaughter,
To his tent in triumph turning,
Ah, perchance these eyes may never
Look upon its light again,
Fare-the-well, bright orb, forever,
Thou for me wilt rise in vain!
But what gleams so white and fair,
Heaving with the heaving billow?
'Tis a seabird, wheeling there
O'er some wretch's wat'ry pillow,
No, it is no bird! A sail!
And yonder rides a gallant bark
Unimpair'd by the gale!
O transport! My Huon! haste down the shore,
Quick, for a signal,
this scarf shall be wav'd,
They see me! they answer!
they ply the strong oar.
Huon, my husband, my love! we are sav'd!

(During the scene, the storm clears off as described; the
setting sun breaks forth in full splendour; a small boat is
seen, and immediately afterwards a large vessel. Towards
the conclusion of the scene the boat disappears as making
for the shore)


REZIA
Huon! Huon! why tarriest thou?
See, they near the beach!
they leap into the surf--they come.

(Enter Abdallah and Pirates)

ABDALLAH
Hah! A fair prize, by Mahomet!
Seize her, my lads, and away to sea again:
she's worth a fortune to us!

(They seize her)

REZIA
What mean ye, strangers?
I cannot go alone!
One dear to me as life
is ranging o'er the cliffs;
but he will return speedily.
Huon-Huon! Save me, help! help!

(Sir Huon rushes in)

SIR HUON
Madness and misery! villians, release her!

ABDALLAH
Down with the dog.

(Sir Huon is struck to the ground senseless, they drag off
Rezia, Sir Huon remains insensible. As soon as they have
quitted the stage, a symphony is heard. Oberon appears)


OBERON
Alas! poor mortal!
Oberon deplores the cruel fate which bids him
to the quick so free from all the leaven of his race!
But keep thou true;
and once thy trials o'er, the fairy friend,
released from his rash vow,
shall pay thee, for each moment past of pain,
years of high honour
and unfading love! Puck!
My brave spirits!

PUCK
(entering)
Here, great Oberon!

OBERON
Servant, here is more to do;
thou must guard this child of clay
from the night's unwholesome dew,
from the scorching beams of day, 'till yon sun,
about to set, hath seven times the water met;
for when seven days have past,
the pirate shall his anchor cast in Tunis' bay.
Then through the air, as quick as light
this mortal bear
and lay him gently down before
old Ibrahim the gard'ner's door, Lo!
upon his lids I shed sleep
like that which binds the dead.
Sound nor shock the spell shall brake,
'till thou in Tunis bid him wake.

PUCK
Mighty king of fairy land,
be it as thou, dost command,
him to shield from sun and shower,
Puck will build a fairy bow'r
here upon this desert shore,
where never flow'ret bloomed before.

(Puck waves his wand; a pavilion of
flowers rises and encloses Sir Huon; the
sun sets and the stars appear)

See, 'tis done; nor noxious dew
nor scorching ray shall pierce it through,
though ev'ry gentle beam and air
may freely find an entrance there.
But, Master! mark where in the sky
the night star open its silver eye,
the herald of the lady moon,
whose light will gladden the waters soon!
And, hark! the mermaids' witching strain steals
o'er the lull'd and list'ning main.

(Puck and Oberon exit)

Nº. 15b Finale

MERMAID

O 'tis pleasant to float on the sea,
When the wearied waves in a deep sleep by,
And the last faint light of the sun hath fled,
And the stars are must'ring overhead,
And breeze comes with its breath so bland,
Laden with sweets from a distant land,
O 'tis pleasant to float and sing,
While ever our dripping locks we wring.
O 'tis pleasant to float on the sea,
When nothing stirs on its breast but we,
The warder leans at the twilight hour,
Over the wall of the time worn tow'r
And signs himself and mutters a pray'r,
Then listen again to the witching air!
O 'tis pleasant to float and sing,
While ever our dripping locks we wring.

PUCK
Master! say, our toil is o'er,
May we dance upon this shore?
And a merry burden bear
To the mermaids' ditty rare?

OBERON
Better boon thy zeal hath won;
I will stay and see it done.

BOTH
Hither, hither, ye elfin throng,
Come, dance on the sands
to the mermaids' song.
Hasten and prove to the nymphs of the sea,
That the spirits of earth can as jocund be,
Come as lightly, and look as fair,
As blossoms that sail on the summer air.

CHORUS OF MERMAIDS, FAIRIES
Who would stay in her coral cave,
When the moon shines o'er the quiet wave,
And the stars are studding the dark blue arch,
Through which she speeds on her nightly march,
Merrily, merrily, let us sail!
Over the sea, by her light so pale!



ACT THREE


Scene 1


(Court of Ibrahim the gardener's house
in Tunis. Enter Fatima, in a slave dress)


FATIMA
Alas! poor Fatima,
how changed is thy lot!
The favourite attendant of a mighty princess,
become the slave of Ibrahim,
the gardener of the Emir of Tunis.
And that beloved mistress, where is she?
Drowned, or perishing on some barren rock.
No, no, my own unlooked-for preservation
makes me cherish the hope that we may
yet meet again; besides, I had a dream
last night which bodes good fortunes.

Nº. 16 Arietta

FATIMA

Oh, Araby, dear Araby,
My own, my native land!
Methought I cross'd the dark blue sea,
And trod again thy strand,
And there I saw my father's tent,
Beneath the tall date trees,
And the sound of music and merriment
Came sweetly on the breeze.
And thus to the lightly touch'd guitar,
I heard a maiden tell
Of one who fled
from proud Serdar,
With the youth she lov'd so well.
Al! Though high the nightstar be,
Al! 'Tis the morning of love
for my Yusuf and me;
Though the flow'rs of the garden
have clos'd ev'ry one, the rose of the heart
blooms in love's rising sun.
Al! Soon will Zeenad be far,
From the drear Anderun of cruel Serdar,
Al, Al! Al! 'Tis the neigh of his steed,
Al! Oh, prove my good barb,
thou art worthy thy breed!
Now o'er the salt desert
we fly like the wind;
And our fears fade
as fast as the turrets behind,
Al! We the frontier have won,
And may laugh at the lord of the drear Anderun,
Al, Al!

(Enter Sherasmin in a garden's dress, with a spade
in one hand, and a basket of flowers in the other)


SHERASMIN
Well, Fatima.
Here am I in the garb
of my new occupation.
Hast seen our master this way?

FATIMA
No, he is gone into the city.
Ah, Sherasmin, how kind it was of him
to buy us both,
our lot would have been truly miserable
had we been separated.
O, that our poor lord and lady.

SHERASMIN
Ah! that's a bad business, Fatima,
but not so bad I hope as it seems.
I have a strong faith in that fairy!
Even if the magic horn be lost, the giver is as
powerful as ever,
so let us make up our minds to be happy;
there's a good deal in that I can tell you.
Oh, the merry days I have seen in my time,
and I hope to see some sore yet, Fatima.

Nº 17 Duet

SHERASMIN

On the banks of sweet Garonne,
I was born one fine spring morning,
Soon as I could run alone,
Kicks, and cuffs, and tumbles, scoring,
Shirking labour, loving fun,
Quaffing wine, and hating water,
Fighting ev'ry neighbor's daughter,
And courting every neighbor's daughter,
Oh the days that I have known,
On the banks of the sweet Garonne,

FATIMA
On the waves of Bundemir,
First I saw the sunbeams quiver,
There I wander'd year by year,
On the banks of that fair river.
Roaming with my roaming race,
Whereso'er the date tree lur'd them,
On a greener resting place,
Pasture for their flocks ensur'd them.
Never knew I grief or fear,
On the banks of Bundemir!

SHERASMIN
Times have alter'd, mistress mine!

FATIMA
Fled is fortune's sunny weather,
We are slaves! slaves!

SHERASMIN
Yet why repine?
While, my dear, we're slaves together!
Let's be merry while we may;
Love our song,
and joy the chorus,
Dance and sing, and sport and play,
While hope still brightly shines before us.

(Exaunt)

(Puck descends with Sir Huon)


PUCK
Seven times hath blush'd the morn,
since thy love was from thee torn;
seven times the sun hath set,
since thine eyes has light hath met.
Now in port the bark doth ride,
which contains thy captive bride.
Wake! a faithful friend is nigh!
Back to fairy-land I fly.

(Exit Puck)

(Sir Huon wakes, starts up, and
looks around him with amazement)

(Enter Sherasmin)


SHERASMIN
Holy St. Denis! who is this?
my master, or his ghost!

SIR HUON
Sherasmin!

SHERASMIN
It is! It is my dear master! alive!
I shall go crazy with joy!

SIR HUON
My faithful Sherasmin! Where are we?
And how came we hither?

SHERASMIN
By the mass I cannot tell how you came,
sir, but Fatima and I were picked
up by a corsair and sold here in Tunis
to the Emir's gardener.

SIR HUON
In Tunis?
I am in Tunis with thee and Fatmia?

SHERASMIN
That's for certain; but where's my lady?

SIR HUON
Alas! I know not.
A band of pirates tore her from the rock
on which the waves had cast us.

(Enter Fatima)

FATIMA
Oh Sherasmin! such tidings!
Mercy on me, Sir Huon!

SHERASMIN
Alive, and well!
Praised be the kind fairy!

FATIMA
O joy! and came my lord with my lady?

SIR HUON
With Rezia! alas!
I know not in whose power she pines!

FATIMA
Wonder on wonder then!
For 'twas of her I came to speak, my lady is in Tunis!

BOTH MEN
Here! In Tunis.

FATIMA
This morning a bark came into port
and within this hour the captain has presented
to the Emir a lovely lady found on a desert island.
The crew have blazoned her beauty through the city
and from their description
I feel satisfied that it is the Princess.

SIR HUON
Yes! yes!
'tis she; my conscious heart assures me 'tis my Rezia.
Your counsel, my kind friends,
what's to be done?

SHERASMIN
I will pray Ibrahim to take you also into his service,
and if I succeed you must e'en be content
to dig beside your poor Sherasmin
old man is from home at present;
ere he return we must find you
some humbler garb than this.

Nº 18 Terzettino

SIR HUON

And must I then dissemble?

SHERASMIN
No other hope I know.

SIR HUON
But let the tyrant tremble,
unscath'd he shall not go!

FATIMA
Viewless Spirit of pow'r light,
Thou who mak'st virtue and love thy care,
Restore to the best and the bravest knight
The fondest and fairest of all the fair.

ALL THREE
Spirit ador'd!
Strike on our part!
Bless the good sword,
And the faithful heart.

(Exaunt)

Scene 2

Nº 19 Cavatina

REZIA

Mourn thou, poor heart, for the joys that are dead,
Flow ye, sad tears,
for the joys that are fled;
Sorrow is now the sad treasure I prize,
As Peris on perfume,
I feed on its sighs;
And bitter to some as its fountain may be,
'Tis sweet as the waters
of Gelum to me.
Ye that are basking in pleasure's gay beam,
Ye that are sailing
on hope's golden stream,
A cloud may come o'er ye,
a wave sweep the deck,
and picture a future of darkness and wreck!
But the scourge of the desert o'er my heart
hath pass'd, and the tree that's blighted fears
no second blast.

Scene 3


(An apartment in the harem of the Emir.A female
slave lifts the curtain of one of the smaller doors
and looks about her cautiously, then beckons, and
enters followed by Sir Huon muffled in a Moorish mantle)


SIR HUON
Where is she, gentle guide!
Where is my love!

(The slave signs to him to remain there
and he shall behold her, then retires
through curtains of centre arch)


My mind misgives me!
Should it not be Rezia who has sent
this silent messenger, and yet who else?
No, no, it must be she!
The eye of love can pierce through all disguise
and she has gained this slave
to bring me to her!
Yes! my own true Rezia, a few brief seconds
and I shall clasp her again to this devoted heart!

Nº 20. Rondo

SIR HUON

I revel in hope and joy again,
A ray shines over my breaking chain,
Beams like a beacon, the gloom above,
And lights my path to my lady love!
I feel like a mountain stream set free
From the stern frost spirit's mastery.
Rushing down from its rocky heights,
Leaping and sparking in wild delight.
I revel in hope and joy again,
I seek my love as that stream the main,
They shall turn the tide with silent glove,
Ere they bar my way to my lady love.
She comes not yet;
how torturing is this suspense.

Scena 4

(The curtains of the arch open suddenly
and discover Roshana reclining
in a brilliantly lighted recess,
and covered with a rich veil)


SIR HUON
Ah! she is there! my love! my life!

(rushing to her as she
rises and unveils herself)


Merciful powers! I am betrayed!

ROSHANA
Thou hast no cause for fear.
I love thee, Christian!
Let not thy colder nature start at the avowal.
The passions of the daughters of Africa
burn as fiercely as the sun
which blazes over them!
Two of the wildest now rage
within my breast – vengeance and love!
Nerve but thine arm to gratify the first,
the latter shall reward thee
beyond thy most sanguine wishes!

SIR HUON
(aside)
Whither has my rashness led me!

ROSHANA
I will lead thee this night to the couch of Almanzor.
When his brain swims with the forbidden wine,
and his lids are heavy with the fumes of the banquet,
stab him to the heart!

SIR HUON
Never!
If Almanzor has wronged thee, lady,
give me a sword and let me hand to hand
strive with the tyrant!
I will shed my blood freely to right an injured
woman, but I am no assassin to stab
a sleeping man!

ROSHANA
(For herself)
Destruction to my hopes!
But shall this be? Shall I be baffled thus?
Come all yet arts of woman to my aid!
He must be more or less than man if he break
through the net I cast around him.

(She claps her hands, a troop of dancing
girls and female slaves enter and
surround Sir Huon with garlands,
one presents him with a goblet of wine)


Nº 21. Chorus and Ballet

CHORUS

For thee hath beauty deck'd her bow'r,
For thee the cup of joy is fill'd,
Oh drain the draught and cull the flow'r,
Ere the rose be dead, and the wine be spill'd.

SIR HUON
Hence! The flow'rs ye proffer fair
Poison in their fragrance bear;
And the goblet's purple flood,
Seems to me a draught of blood.

(He breaks from the garlands and is met
by Roshana, who clings to him
and prevents his flight)


CHORUS
When woman's eye with love is bright
Canst thou shun its witching light.
Bearest thou the heart to flee,
When her white arms circle thee?

SIR HUON
There is no beauty in woman's eye,
When it burns with unholy brilliancy!
'Tis like the glare of the sightless dead,
When the soul which should kindle
their orbs hath fled,
There is no charm that can yield delight,
In the wanton's hand, be it never so white,
Sooner its fingers should o'er me stray
When the worm hath eaten the flesh away!

(He escapes from Roshana, and is
hastening to the entrance, when he is
interrupted and surrounded by the dancing
girls and slaves so that he cannot escape)


CHORUS
Oh turn not away from the banquet of bliss,
Oh lose not a moment so precious as this!
Remember the sage who sung o'er his repast:
"How pleasant were life
if a shadow could last."
Then, mortal, be happy, and laugh at the wise,
Who know life's shadow,
yet wait till it flies,
For thee hath beauty deck'd her bow'r.
For the cup of joy isfilled,
Oh drain the draught, and cull the flow'r,
Ere the rose be dead and the wine be spill'd.

SIR HUON
Off! let me pass! Give way I say!

(As he is about to force his way, the
slaves disperse, and Almanzor enters,
followed by some armed negroes.
Roshana and the dancers fly in terror)


Scene 5

ALMANZOR

Eternal curses!
A man within these walls! Dog!
In the palace court thou shalt be burned alive
within this hour.

(Enter Rezia. They seize Sir Huon)

SIR HUON
Rezia!

ALMANZOR
The lovely stranger!

REZIA
At thy feet, Almanzor,
I crave a first and only boon.

ALMANZOR
Speak; it is thine.

REZIA
Pardon for him your has but now condemned
to a most cruel and unmerited death!

ALMANZOR
How! for that vile slave
who dared profane the harem.
Waste not a thought upon a wretch like that.

REZIA
Almanzor, hear me; he is my husband!

ALMANZOR
Hah! thy husband! Praised be the Prophet!
Now then, hear Almanzor!
Smile upon my love,
and I will not only spare his life,
but load him with riches
and give him safe conduct
to his native land.

REZIA
Never!

ALMANZOR
Beware!
the bowstring o'erstrained may break.

REZIA
I fear thee not.
The man I love would shame
to live on terms so base,
and I would rather share his dreadful fate,
than free him from it by such infamy!

ALMANZOR
(furiously)
Then be it so.
Thou hast condemned thyself;
for yield thou shalt, or mount the pile with him.
Hence with him to the stake.

SIR HUON
O heavy hour!

(Slaves seize Rezia)

REZIA
O happy hour! Huon, we die together.

(As the slaves are about to force them
from the stage, the sound of the horn is
heard. Almanzor becomes motionless,
the slaves release Sir Huon and Rezia,
and dance the following)


Scene 6

Nº 22. Finale

SLAVES

Hark! What notes are swelling?
Hark! Whence that wondrous sound?
Whence? Ev'ry foot compelling
in merry dance to bound?
Hark! hark!

(Enter Sherasmin and Fatima)

QUARTET
Rejoice, rejoice, 'tis the horn of pow'r,
They dance in the court, they dance in the tow'r,
They dance in the garden, they dance in the hall.
On the ocean's beach, and the city walls,
A second and louder blast shall bring
The donor himself, the elfin king.

(The Stage fills with clouds, as in the
Second Act. Almanzor and negroes fly in
terror. The clouds open and discover
Oberon and Titania)


OBERON
Hail, faithful pair, your woes are ended,
Your friend in turn you have befriended,
His pledge by you redeem'd hath been,
Again in love he clasps his fairy queen.
Swift as the lightning's glance,
Brave knight, behold, I bring
Thee and thine to thy native France,
And the palace of thy king,
Kneel at his feet, with the bride thou has won,
Europe shall ring with the deed thou hast done,
Now for e'er I break the spell,
With the grateful fairy's last farewell.
Farewell, farewell.

(The clouds envelope Oberon and Titania,
they disperse and discover the Palace
of Charlemagne)


Final Scene

Nº 23 March


(Enter soldiers, knights, nobles, and
ladies of the Emperor's court and lastly
Charlemagne. He ascends the throne. Sir
Huon, Rezia, Sherasmin and Fatima, who
have left the stage at change of scene, reenter,
Sir Huon, armed as in first scene; leads Rezia
to the foot of the throne, they kneel)


SIR HUON
Behold! obedient to the oath he swore,
Huon is kneeling at thy feet once more,
For by the help of heav'n his hand that done the daring deed,
And from the Caliph won
This lovely maid, by ev'ry peril tried,
The heiress of his throne!
And now thy vassal's bride!

(Charlemagne rises and welcomes
Sir Huon and Rezia)

CHORUS
Hail to the knight, with his own good brand,
Who hath won a fair bride
From the Saracen's hand,
Hail to the maiden who o'er the sea
Hath follow'd her champion so faithfully.
By bards yet unborn of the tale shall be told
Of Rezia the lovely and Huon the bold.



PRIMER ACTO


Escena 1

(Jardín de Oberón. Al levantarse el telón, están presentes
varios grupos de hadas y genios, que cantan el siguiente coro)

Nº 1. Introducción y Coro

CORO
Que la luz mengüe paulatinamente,
que se marchen los duendes
de la morada de vuestro señor.
Demasiado fuerte resuenan las fontanas,
que soplen muy fuerte los vientos
arrastrando lejos a los molestos mosquitos
e impidan a la abeja zumbar
sobre su lecho de lirios.
Oberón se encuentra durmiendo;
el sueño ha derramado su bálsamo sobre sus ojos
que tanto tiempo estuvieron abiertos.
¡Oh, que su amable hechizo otorgue paz
al corazón del Rey de las Hadas!
¡Paz!

PUCK
¿Pero cómo? ¿Por qué?
¿Por qué merodeáis por aquí?
¿No Tenéis nada mejor que hacer?

UN HADA
Estamos vigilando
que nada pueda perturbar
el sueño de nuestro señor.

PUCK
¡Fuera!

(Las hadas salen)

Entonces... duerme todavía.
Es la primera vez que sus párpados
se han cerrado desde que se separó de Titania.
Sólo una esposa y un esposo
podían haber reñido tanto... por nimiedades.
¿Quién fue más inconstante,
la mujer o el hombre?
La discusión subió de tono, se enojaron mucho,
cada uno por su lado pelearon como antaño.
Juraron, por el honor de las hadas,
que nunca volverían a amarse
hasta que una pareja humana de enamorados,
a pesar de soportar penas y alegrías,
superando inundaciones, encarcelamientos e incendios,
pudiera mantener inviolable la fe empeñada;
manteniéndose impasible ante el placer
y sin doblegarse ante el dolor.
¡Ya despierta! Se mueve...
Me retiraré y observaré cual es su estado de ánimo
antes de hablar con él.

Nº. 2. Aria

OBERÓN
¡Juramento fatal! Ni siquiera en sueños
deja de torturar a su mansa víctima!
De mis penas aumenta el número,
de mi ira alimenta la llama,
Por momentos me quemo
y por momentos languidezco.
Doblemente en mis sueños siento,
¡toda mi rabia y angustia!
Ningún bálsamo podrá sanar mis heridas.
¡Juramento fatal!

PUCK
(avanzando)
¡Salve, maestro!

OBERÓN
Espíritu perezoso, ¿eres tú?

PUCK
Di la vuelta al mundo con la esperanza de encontrar
lo que pudiera consolar a mi rey.

OBERÓN
¡Mi fiel Puck!
¡Cómo podría dudar de tu celo!
¡Habla, siervo leal!

PUCK
Hace alrededor de dos horas
estuve junto al trono de Carlomagno
y oí la frase más extraña que jamás
dijo este monarca iracundo.
Su hijo salió al paso de Sir Huon de Burdeos,
y vilmente lo habría matado pero,
derrotado en el intento, pagó con su propia vida,
en lucha abierta, la prenda de su traición.
“Eres francés, como tu medio padre.
¡Fuera de aquí!", exclamó,
"Conservarás tu vida
a cambio de la siguiente tarea:
corre hasta Bagdad: busca y saluda al califa,
y allí, en medio de alguna gran fiesta,
ante la corte reunida,
mata al que está a la derecha del Califa Haroun;
luego, bésale la mano y reclama a su hija como tu esposa."

OBERÓN
¿Y él aceptó tan peligrosa empresa?

PUCK
¡Ay, sí señor!

OBERÓN
¿Y va solo?

PUCK
Con un único escudero,
un tonto fiel que lo sigue.

OBERÓN
¡Espíritu, corre tras ellos por tierra y mar!
Sé más veloz que el viento, y cuando los encuentres;
deja caer un sueño profundo sobre ambos.
¡Tráelos aquí lo antes posible!

(Puck sale)

¡Sí!
Sir Huon deberá convertirse en vasallo
del Rey de las Hadas,
y así, el valiente caballero,
pondrá fin a sus problemas.

(Cambia la escena y sobre un prado florido
Sir Huon y Sherasmin duermen. Puck, junto a ellos)

PUCK
(corre hacia Oberón)
Rey de las Hadas, está hecho.
Rey y señor, ¡míralos!

OBERÓN
¡Bien hecho, mi buen duende!

(observando a Sir Huon)

¡Ah, qué noche estrellada!
A esta bestia con armadura,
creo yo que nunca ha sido invitado por Amor.
Mi penetrante ojo presiente
que será en vano intentar inculcarle
placer, peligro, pompa, o dolor.
Ante sus ojos, por medio de un hechizo,
le haré llegar, en una visión agradable,
a la encantadora hija del Califa
a quien él deberá buscar
por un mandato arbitrario.
En este mismo momento,
en el harén de Bagdad
y ante los ojos de la dama dormida,
deberá mostrarse la imagen del caballero.
El amor, a partes iguales, deberá invadirlos;
uniendo con firmeza corazón con corazón.
Espíritus, oíd el hechizo de vuestro señor:
¡Up!... ¡Cumplid mis órdenes!

Nº. 3

(Las nubes se abren. En el interior de un pabellón,
Rezia está sentada con un laúd en la mano)

REZIA
¡Oh!, ¿por qué duermes, valiente Sir Huon?
Una doncella está llorando
sobre las olas de Babilonia...
¡Arriba, adelante, gallardo caballero,
ella es una víctima que sufre!
¡Corre al rescate! Es la Belleza quien te llama.

(La visión desaparece; las nubes ocultan el pabellón y
aparece el mundo de las hadas, como al principio)

OBERÓN
¡Suficiente! ¡Suficiente!
El hechizo terminó, hijos de la tierra, ¡despertad!

SIR HUON
(despertándose)
¡Quédate, hermosísima mujer! ¡Por piedad!
¡Se fue!... ¿Dónde estoy?

(viendo a Oberón)

¡Ah!

OBERÓN
¡No temas, Sir Huon de Burdeos!
Estás viendo a un amigo,
que te conoce y conoce tu misión.
Soy Oberón, el Rey del país de las Hadas.

SHERASMIN
¿El del País de las Hadas? ¡Oh, maestro!

OBERÓN
¡Tranquilízate escudero! Escúchame, Paladín.
El implacable Carlomagno podría tener tu sangre;
pero tú has de cumplir sus espantosas órdenes.
A tu nativa Francia triunfalmente regresarás
con hermosa prometida;
descansa ahora pero prepárate para las pruebas
que el destino ha preparado para ti.
Mientras, recibe este cuerno mágico.
Cuando los peligros te acosen en el camino,
su sonido te traerá ayuda inmediata.
Cuando necesites la presencia del Rey de las Hadas,
como un relámpago él volará a tu lado.
Los planetas giran entre nosotros, Huon,
date la prisa, ve donde el amor y el honor te llaman.
¡Sé audaz, sé constante y sé feliz.

(Oberón agita su varita mágica y las
hadas aparecen durante la sinfonía)

Nº. 4 Conjunto

TODOS
¡Honor y felicidad para el leal y valiente!
Un amigo tendrá en el Rey de los Elfos...
Pero, ¡oh, sobre el traidor, el cobarde, el esclavo,
por siempre la maldición de las hadas caerá!

SIR HUON
Dígnate, bello espíritu guiar mis pasos
hasta el trono de los no creyentes.
Allí deja que mi brazo y mi corazón
sean puestos a prueba.
¡Que allí Huon demuestre su lealtad!
Allí deja que mi brazo y mi corazón
sean puestos a prueba.
¡Que allí Huon demuestre su lealtad!

OBERÓN
El sol está besando la marea púrpura del mar
que fluye alrededor de mi refugio de hadas.
Puedo hacer que un mortal caballero
cabalgara sobre estas aguas y desmontara
en las distantes torres de Bagdad.
Mira, agito mi varita mágica y...
¡Bagdad está ante ti!

SHERASMIN
¡Por San Dionisio, qué maravilla!

SIR HUON
¿Puedo creer a mis asombrados ojos?
Sí, puedo ver las cúpulas doradas
que con el último rayo de sol brillan intensamente.
Y también como el ancho y hermoso río
fluye raudo hacia el mar.
Pero ¡ay! ¿dónde está aquella que derramó
su luz de amor en mi sueño?
¿Se ha ido para siempre?
¿Desapareció para siempre esa visión mágica?

OBERÓN
¡No temas, caballero! ¡No temas!
Mantén tu confianza en lograr la gloria
y muy pronto abrazarás a la doncella de Babilonia.

CORO
¡Rápido, Huon, rápido!
El amor y la fama
pronto coronarán el coraje y la constancia.

SIR HUON
¡Dígnate, hermoso Espíritu, guiar mis pasos
hasta el trono del incrédulo!
Permite que mi brazo y mi corazón
demuestren su destreza.

(Oberón y las hadas desaparecen)

SHERASMIN
(Después de una pausa durante la cual
Huon y él mismo se ven maravillados)
¡Maestro! ¿Está despierto, maestro?
Si sus ojos están abiertos,
le ruego que me sacuda,
para que pueda abrir los míos también.
Quisiera estar seguro
si estoy realmente embrujado o no.

SIR HUON
Oigo el murmullo de las olas;
siento la brisa de la tarde sobre mis mejillas.
EL río espumoso, los minaretes resplandecientes,
¿desaparecerán tal vez?

SHERASMIN
Apostaría mi ingenio a que lo harán,
y no habrá mal alguno en ello;
pues si me debo de salvar de nuevo,
las hadas me regalan
otro truco como este.

SIR HUON
¡Oh, Sherasmin, la hermosa visión
que el hada me mostró no era un engaño!
¡Tal ser vive, y es para mí!

SHERASMIN
¡La hija del califa, también!
¡La misma mujer que el Emperador eligió
para que sea su futura esposa!
Hasta un tonto podría aconsejarle, señor,
para que acorte todo lo posible esta aventura.
Le han ordenado matar al hombre
que está sentado a la derecha del califa
y casarse con la princesa.
¡Cumpla con la última parte de la promesa,
y olvide el resto, señor mío!
Cortar la cabeza de un hombre
es un mal comienzo para un cortejo nupcial.
Deje que el infiel huya libre y rapte a la dama.
Yo tendré todo preparado para huir, y...

SIR HUON
¡Bribón, he comprometido mi palabra de caballero
ante Carlomagno y debo cumplirla!
¡Huon, más que su vida, más que su amor,
estima su propio honor!

Nº. 5 Recitativo y Aria

SIR HUON
¡Sí, también el amor debe rendirse ante la fama!
No soy un caballero cobarde;
mi casa es el campo de batalla;
y mi canción... ¡el grito de guerra!
¡Oh! Es un espectáculo glorioso de ver
la carga de la caballería cristiana
cuando retumba sobre el suelo,
con sus lanzas alineadas en una larga, larga fila.
¡Una carga, y sus lanzas hacen temblar a todos!
Mas ellos no tiemblan en vano,
pues han levantado una pared, una muralla,
con los cuerpos de los muertos.
En su excitación matan y matan...
Las espadas se agitan sobre las cabezas,
ellos levantan los escudos, pero son barridos.
Todas las espadas están tintas de sangre.
¡La lucha termina!
¡La batalla ha sido ganada!
¡Las trompetas despiden al sol!
Como los vientos nocturnos giran las rojas espadas
dispersando el poderío del Moslemah.
¡Llorad doncellas, llorad doncellas de Palestina!
Vuestros amantes yacen muertos
bajo la fría luz de la luna.
Sus ojos, que besasteis,
serán alimento para alimañas y cuervos.
¡Llorad doncellas, llorad doncellas de Palestina!
Vuestros amantes yacen muertos
bajo la fría luz de la luna.
¡Alegría para las nobles damas de Francia!
La conquista cabalga en la lanza de sus caballeros.
¡Alegría para las doncellas de la bella Guienne,
pues sus amantes regresarán pronto a casa!
¡Oíd, ya llegan! ¡Mirad a los valientes!
¡Trenzad guirnaldas, preparad la fiesta
para quienes han humillado el orgullo de Paynimrie!
¡Trenzad guirnaldas, preparad la fiesta;
llenad hasta el borde la dorada copa;
tañed el arpa y entonad en voz muy alta
la canción de la victoria!

Escena 2

(Vestíbulo del harén, con vista al Tigris
bajo la luz de la luna. Entra Rezia, seguida
de Fátima)

REZIA
¡No me menciones al príncipe, querida Fátima;
lo odio, lo detesto!
¡No me casaré con él, no!
¡Antes prefiero casarme con una serpiente!
¡Escúchame, muchacha!
Soñé que me había transformado
en una cervatilla y era perseguida
por el príncipe Babekan a través del bosque;
cuando de repente, un joven caballero,
cuya vestimenta indicaba que no era oriental,
apareció y me rescató
de los dardos del cazador.

FATIMA
¿Cómo la hija del poderoso Haroun puede dar
crédito a una visión de tan poco criterio?

REZIA
¿Tú crees que esa visión,
es un sueño común?
No, no, estoy segura de que es obra del destino.
¡La hora se cerca!
¡Las cadenas ya resuenan!
Pero no debo pensar en eso.
Si mi corazón realmente no me engaña
todavía tengo una esperanza, que no puede fallar.
¡Sí Fátima!

(en voz baja, pero decidida, y sobre la hoja de su daga)

¡El amor o la muerte me liberarán!

FATIMA
¡Por Alá el Misericordioso!
¡Envainad esa terrible daga!

(golpean a la puerta)

¡Escuchad, escuchad, señora!
Alguien llama a la puerta
que comunica con el pasaje secreto,
pero no me atrevo a dejaros
en este estado de desesperación.

REZIA
¡No temas nada, muchacha!
La hora aún no ha llegado:
actuaré con firmeza, pero no precipitadamente.

(golpean de nuevo)

Ve a ver quién llama tan impaciente.

(Fátima sale)

¡No, no, mi esperanza de obtener la felicidad
es todavía demasiado fuerte como para
pensar en la otra fatal alternativa!

6 Final I

REZIA
¡Date prisa, galante caballero!
¡Oh, apresúrate y salva a tu Rezia de la tumba!
Porque sobre mi mano el gusano se moverá,
antes que otro tome lo que es tuyo.
¡Sí, mi señor, mi alegría, mi bendición,
Rezia solamente vive para ti!
En mi corazón está grabado tu sello...
¡El amor ha determinado que sea sólo tuya!
, tu imagen descansa en mi corazón
y allí deberá estar por siempre,
como la gota que cae en el tulipán
cubierto de rocío.

(vuelve Fátima feliz)

FATIMA
¡Alegría! ¡Alegría!
Seremos rescatadas en el momento preciso.
¡Alegría, ha llegado nuestro caballero!

REZIA
¿Ha llegado? ¿Dónde está?
¡Oh, dulce Fátima, dímelo ya mismo!

FATIMA
En la vieja cabaña de Namouna, al caer la tarde.
¡Él ha llegado guiado por el destino,
ha oído nuestros sueños,
palabra por palabra, y juró,
con rostro resplandeciente y ojos brillantes,
rescatarnos, o morir!

REZIA
¿No te lo dije, no te lo dije?

Dúo

REZIA
¡Ah, feliz doncella!
¡Ya se aproxima mi leal caballero!
¡Ah, feliz doncella!
La esperanza no ha traicionado a mi corazón,
el Amor ha interpretado mi sueño correctamente,

FATIMA
¡Ah, feliz doncella!
¡Ya se aproxima vuestro leal caballero!
¡Ah, feliz doncella!
La esperanza no traicionó a vuestro corazón.
El Amor ha interpretado el sueño correctamente,

¡Escuchad, señora, escuchad!
En la muralla, junto al camino de ronda,
he oído la guardia del harem,
y he observado que los esclavos
se muestran agitados,
lo que significa que la hora se acerca.

(Rezia y Fátima intercambian señales secretas.
Un grupo de esclavos, encabezados por Mesrou,
entra acompañando a las esclavas de la princesa)

TENORES, BAJOS
¡Ha sonado la hora del crepúsculo!

TODOS
Y desde todos los minaretes pronto,
la llamada del almuecín a la oración,
flotará dulcemente en el aire apacible.
Ya acabamos nuestra dura jornada.
¡Vayamos a descansar! ¡Vamos, vamos!

(la luna llena se eleva e inunda la sala)

REZIA
(aparte)
¡Oh, mi alma se exalta!
Debo controlar mi alegría,
mis labios ardientes
deben permanecer sellados,
no deben decir ni una palabra
para no traicionarme........................................(Bis)

CORO
Ya acabamos nuestra dura jornada.
¡Vayamos a descansar! ¡Vamos, vamos!



ACTO SEGUNDO


(Un magnífico salón en el palacio de Haroun. A lo lejos,
un diván en el que se encuentra sentado el Califa. A su
derecha se ubica el príncipe Babekan. A cada lado del
diván sendos ricos velos, detrás de los cuales se supone
que están los apartamentos de las mujeres. Alfombras
bordadas se extienden ante el califa y el príncipe. Los
nobles de la corte del califa, jeques y jefes de varias
tribus árabes, eunucos blancos y negros, guardias, etc,
forman una línea a cada lado del escenario)

Nº 7 Coro

HOMBRES
¡Gloria al Califa, gloria a Haroun al Justo!
¡Reverenciémoslo, verdaderos creyentes,
inclinando nuestra frente!
¡Ay de los infieles que se atrevan
a oponerse al poder del Califa!
Cuando la brisa nos sea propicia,
caerán en la terrible oscuridad.

CALIFA
(a Babekan)
Príncipe, llegó la hora en la cual,
según mis astrólogos han asegurado,
está escrito en el firmamento,
como destinada por Dios,
se celebrará el matrimonio de mi hija Rezia.

BABEKAN
¡Jefe supremo de los Creyentes!
La impaciencia de Babekan
está en su punto más alto.
¿Autorizáis a que dé comienzo
la solemne ceremonia de nuestra boda?

CALIFA
¡Traed a la novia!

(El velo a la derecha del Califa es retirado
y entra un grupo de bailarinas precediendo a
Rezia, que avanza apoyada en Fátima y seguida
por sus esclavas)

8

REZIA
(aparte, a Fátima)
¡No está aquí! ¿Me abandonará ahora?

(Mira a su alrededor con gran agitación
y aferra la empuñadura de su daga)

FATIMA
(alarmada)
Señora, él no lo hará.
Tened confianza en vuestro dulce amante.

CALIFA
¡Hija, aproxímate!

(se oyen ruidos de espadas)

¡Ah! ¿Sonido de espadas?
¡Por la cabeza de mi padre!
¿Qué esclavos rebeldes son estos?

(Entran Sir Huon y Sherasmin)

SIR HUON
¿Dónde está mi amor? ¡Mi novia!

REZIA
¡Ah! ¡Es él! ¡Sálvame!

(Se precipita en brazos de Sir Huon)

SIR HUON
(besándola)
¡De este modo Huon te reclama para sí!

CALIFA
¿Estoy despierto? ¡Esclavos! ¡Perros!
¡Despedazadlos!

BABEKAN
¡Esperad, mi señor! ¡Esa es mi tarea!

(Babekan y Sir Huon combaten. Babekan cae muerto)

CALIFA
(se levanta furioso)
¡Alá! ¡Por Alá! ¡Arrancadle el corazón!

SHERASMIN
(a Sir Huon con premura)
¡Maestro! ¡El cuerno! ¡El cuerno!

(Sir Huon hace sonar el cuerno. Truenos y relámpagos.
Los sarracenos se paralizan de horror. El escenario se
llena de nubes que se abren en el centro y aparece Oberón)

OBERÓN
Huon, has cumplido tu promesa de caballero,
y estoy muy feliz por eso, la dama es tuya.

(Agita su varita, las nubes desaparecen y se ve la orilla
del mar y el puerto de Ascalón, donde hay una nave anclada)

¡He aquí el puerto de Ascalón!
Ese navío zarpa rumbo a Grecia.
¡Rápido, subid a bordo!
Cualquier cosa puede acontecer...
Recordad que Oberón será vuestro amigo
mientras merezcáis su amistad.
¡Adiós! Sé constante y triunfa.

(Oberón se desvanece)

(Sir Huon y Rezia salen)

SHERASMIN
¿Qué dices tú, mi niña?
¿Piensa que puedes amarme?
¿Quieres seguirme?
Sin seguir a nadie más después...
Porque este tipo de cosas suceden en Francia,
una vez cada cien años... más o menos.

FATIMA
Casi no sé cómo responder...
Creo que puedo prometer eso.

Nº. 9 Aria

FATIMA
Una solitaria doncella árabe,
una simple hija del desierto,
inexperta en las artes amatorias,
puede ser engañada por los hombres.
Una solitaria doncella árabe,
simple hija del desierto.
¡Al igual que una flor arrancada soy yo!
Luego de ser arrancada de la orilla del río,
despreciada, es abandonada como yo lo estoy.
Pero si tu amistosa mano
me rescatara de la marea
y me llevará a una tierra lejana,
pronto florecería con orgullo en tu pecho.
¡Oh, antes que el ruiseñor
llegue a su querida rosa,
yo perturbaré el reposo de tu corazón
que el amor ha convertido en mi hogar!

SHERASMIN
No pido más,
mi pequeña calandria, tú eres mía.
Este beso sellará nuestro pacto.

(regresan Sir Huon y Rezia)

SIR HUON
¡Ahora, Sherasmin, al puerto!
El viento sopla hacia Grecia.
El capitán nos acepta.
Querida Rezia,
me consume la ansiedad por arrodillarme
contigo ante el trono de Carlos Magno.
¡Esa dulce venganza
es todo lo que pido de los cielos!

Nº 10 Cuarteto

HUON, SHERASMIN
Sobre las oscuras aguas azules,
sobre el amplio y ancho mar,
a las bellas hijas de Arabia les decimos:
¿Queréis navegar con nosotros?

REZIA, FATIMA
No hay límites para tanta agua,
ni hay orillas para el amplio mar,
aún así, las intrépidas hijas de Arabia
navegarán siempre con vosotros.

LOS CUATRO
¡Vayamos abordo mientras que de los cielos
llegan ligeras brisas y amistosos vientos!
Nuestros corazones están tan seguros
como nuestro barco,
y brilla nuestra esperanza
como sus velas iluminada por el sol.

Nº 11 Solo y Coro

PUCK
¡Espíritus del aire, de la tierra y de las aguas!
Espíritus del fuego, ¡benditos seáis!
Todos lo que tengáis poder sobre el viento y las olas,
¡venid, venid, valientes espíritus!
Aunque estéis en las oscuras cavernas
iluminadas sólo por el brillo de los diamantes;
o debajo de las aguas profundas
donde las perlas duermen en su prisión;
o en el cielo, más allá de la luna,
donde no llegan los ojos de los mortales;
o en las entrañas de alguna colina sufriendo
las corrientes de lava ardiendo.
Espíritus, donde quiera que ahora estéis,
¡venid aquí, venid aquí, junto a mí!
¡Os convoco por el poder del anillo mágico
del Rey de las Hadas!

(Los espíritus de los cuatro elementos
aparecen sobre el escenario)

ESPÍRITUS
¡Estamos aquí, estamos aquí!
Dinos, ¿qué debemos hacer?
¿Hay que romper el disco lunar?
¿Debemos oscurecer el sol?
¿Hay que vaciar el océano
sobre la misma tierra? ¡Habla!
Tenemos el poder de hace eso y mucho más.

PUCK
No, no, vuestra tarea será, como máximo,
hacer naufragar una barca sobre la costa.
Tarea sencilla que las hadas no pueden hacer,
y, por eso, os he convocado.

ESPÍRITUS
¿Nada más que eso?
Nada que no sepamos hacer.
Los vientos y las olas obedecen el hechizo.
¡Escucha!... ¡Ya está hecho!
¡Adiós!

Escena 3

(Caverna en la playa, junto al mar. El océano visto
a través de la boca de la misma. Otras cuevas conducen
a través de la roca hasta el interior de la isla. La tormenta
continúa incesante. La escena está muy oscura. Llega Sir
Huon sosteniendo a Rezia, que está casi exhausta)

SIR HUON
¡Levántate, mi amor! ¡Mi esposa!
¡Oh, cielos, ella se muere! ¡Mi Rezia se muere!
¡Y yo soy su asesino!
¡Fue por mi causa que renunció a un trono!
¡Y a su padre! ¡Oh, cielos piadosos, salvadla!

Nº 12 Oración

SIR HUON
¡Oh, Señor, en esta terrible hora,
salva y protege a esta tierna flor!
¡Si has de descargar tu rayo,
que caiga sobre mí, que soy la vil causa de todo!

REZIA
(recuperándose)
¡Huon!

SIR HUON
¡Ah! ¡Habla! ¡Ella habla!
¡Qué desgraciado soy!
¿Dónde he de encontrar comida y refugio,
en esta espantosa playa?
¡Oh, mi dulce prometida! Verte así,
desesperada y desolada, y saber que soy
la causa de ello, me conduce a la locura.

REZIA
Querido Huon, no hables de ese modo.
Si he de morir, me conformo con exhalar
mi último suspiro sobre tu pecho.

SIR HUON
¡Mi amor, mi verdadero amor!
¡Tú benevolencia sólo aumenta mi agonía!
¡Tal debe ser el destino de un amor como el tuyo!
¡Oh, Oberón! ¿Es ésta tu amistad?
¡Espíritu cruel! ¿No hay ayuda? No hay esperanza.

REZIA
Seguramente que estas son sólo pruebas,
y aunque graves, terminarán felizmente.

SIR HUON
Seguramente tienes razón, pero ¡ay!
mi pobre escudero, el leal Sherasmin,
¡ahogado! ¡ahogado!

REZIA
¡Y Fátima, mi pequeña y fiel Fátima,
me temo que ella también haya perecido!

SIR HUON
Pero ¿qué hacer ahora?
La tormenta está amainando, como si estuviera
satisfecha de la destrucción causada;
esta caverna está seca y cubierta de musgo.
¿Te quedas a descansar aquí
mientras yo asciendo a los acantilados
para ver si encuentro algo de ayuda?

REZIA
Que así sea. Pero no te alejes mucho.

SIR HUON
No lo haré mi dulce amor.
Pero ¿Donde está el cuerno mágico
que nos auxiliaría al instante?
¡Lo he perdido!

(Sir Huon sale)

Nº 13 Recitativo y Aria

REZIA
¡Océano! Eres un poderoso monstruo
que te extiendes como una serpiente verde
alrededor del mundo,
ante los ojos de los que te contemplan.
Eres un espectáculo tremendo
cuando duermes a la luz del día,
pero cuando te levantas furioso, como ahora,
y te lanzas con fatal fuerza sobre alguna nave,
destrozando su cuaderna y su casco
como si fuera una débil caña,
entonces, océano, eres realmente terrible.
Aun me parece ver tus olas furiosas,
en la penumbra, arrojando su blanca espuma
y las grandes olas golpeando malhumoradas
mi esperanza.
Pero... ¡Oh! Me parece que una luz
está emergiendo lentamente
desde las profundidades,
como un segundo amanecer,
que ilumina débilmente mi esperanza.
¡Sí, está brillando cada vez más luminoso!
La tormenta está abriendo las nubes
como si fuera una bandera que se rompe,
o la melena de un corcel salvaje echada al viento.
Ya el sol estalla
y el viento se está calmando rápidamente;
y las grandes olas amainan su furia.
Sin nubes, el mar se enrojece por la puesta de sol
y arde triunfalmente como un campeón que vuelve
ensangrentado y victorioso a su campamento.
¡Ah! ¡Quizás mis ojos nunca más
puedan volver a mirar tu luz
aunque quisieras brillar
en el firmamento para mí!
Pero, ¿qué es lo que brilla tan blanco y reluciente,
avanzando con esfuerzo sobre las olas?
¿Es un ave marina, que se desplaza
sobre la superficie acuosa?...
¡No, no es ningún pájaro!... ¡Es una vela!
Ya se ve el casco de la nave
que no ha sido afectada por la tormenta.
¡Qué paroxismo!
¡Huon, baja raudo a la orilla para hacer señas!
Este pañuelo servirá para eso... Voy a agitarlo...
¡Me han visto!... ¡Contestan!
¡Avanzan remando con fuerza.
¡Huon, esposo mío, mi amor! ¡Estamos salvados!

(Durante la escena precedente la tormenta amaina y
finalmente aclara, el sol estalla en todo su esplendor,
se ve un pequeño bote, e inmediatamente detrás de él un
gran barco. Hacia el final de la escena el bote desaparece
como si hubiese llegado a la orilla)

REZIA
¡Huon! ¡Huon! ¿Por qué tardas?
¡Mira, ellos ya están en la playa!
¡Saltan a tierra...ya llegan!

(Llegan Abdallah y los piratas)

ABDALLAH
¡Ah! ¡Por Mahoma, qué hermoso premio!
¡Agarradla, muchachos, y hagámonos otra vez a la mar!
Ella vale una fortuna.

(Los piratas apresan a Rezia)

REZIA
Pero ¿qué os proponéis, miserables?
¡No estoy sola!
Alguien, a quien amo más que a mi vida,
está descendiendo del acantilado
y llegará aquí de inmediato.
¡Huon, Huon! ¡Sálvame, auxilio! ¡Socorro!

(Sir Huon llega corriendo)

SIR HUON
¡Locos, miserables! ¡Villanos, soltadla!

ABDALLAH
¡Matad a ese perro.

(Sir Huon es golpeado y cae sin sentido. Los piratas
se llevan a Rezia. Sir Huon permanece inconsciente.
Tan pronto como ellos salen, aparece Oberón)

OBERÓN
¡Ay, pobre mortal!
¡Oberón deplora el cruel destino que dispone
la rápida liberación de su curso!
Pero tú sigue adelante; y una vez que terminen
las pruebas, el amigo de las hadas,
liberado de su apresurado juramento,
te pagará cada momento de dolor sufrido.
Tendrás años de supremo honor
y de amor inmarcesible!
¡Puck! ¡Mi valiente espíritu!

PUCK
(entrando)
¡Aquí estoy, gran Oberón!

OBERÓN
Sirviente, aun queda mucho por hacer.
Deberás proteger a este hijo mío
del barro insalubre del rocío nocturno,
y de día, de los rayos abrasadores de sol
hasta que éste se ponga;
porque transcurridos siete días,
los piratas anclarán en la bahía de Túnez.
Entonces, a través del aire, tan rápido como la luz,
depositarás a este gran oso ante la puerta
del viejo jardinero Ibrahim...
¡Míralo!
Sobre sus párpados derramé un sueño tan profundo
como el que soportan los muertos.
Ningún sonido podrá romper este hechizo,
hasta que tú lo despiertes en Túnez.

PUCK
Poderoso rey de la tierra de las hadas,
se hará como lo ordenáis.
Lo protegeré del sol y de la lluvia.
Puck construirá una florida morada aquí,
en esta playa desierta
donde nunca floreció nada antes.

(Puck agita su varita; un pabellón de
flores se levanta sobre Sir Huon:
el sol se pone y las estrellas aparecen)

Mirad, ya está hecho. Ni el rocío nocivo
ni los abrasadores rayos del sol
entrarán en este refugio,
aunque un tenue rayo de luz y una leve brisa
podrán libremente entrar.
¡Pero, maestro! Observad en el cielo de la noche
el punto en que la estrella, con su ojo plateado,
anuncia al heraldo de la luna,
cuya luz alegrará las aguas muy pronto.
¡Oíd, se oye el canto de las sirenas!

(Puck y Oberón salen)

15b final

SIRENA
¡Oh, qué agradable es flotar en el mar,
cuando las olas caen en un sueño profundo
y los últimos rayos del sol desaparecen,
y las estrellas caminan sobre nuestras cabezas,
y la brisa nos alcanza cargada con las dulzuras
de una tierra distante!
¡Oh, qué agradable es flotar y cantar
mientras todo se desliza a nuestro alrededor!
¡Oh, qué agradable es flotar en el mar
cuando nada se agita en su seno. salvo nosotras!
El guardián se inclina a la hora del crepúsculo
sobre de la muralla del tiempo
y le hacemos señas murmurando una oración
que se escucha una y otra vez en el aire embrujado.
¡Oh, qué agradable es flotar y cantar
mientras nuestros dorados cabellos se humedecen!

PUCK
¡Maestro, decidnos! ¿Cuando terminemos
nuestro trabajo podremos bailar en esta playa
disfrutando alegremente
de las canciones de las sirenas?

OBERÓN
Por su gran empeño se lo han ganado,
me quedaré para ver como lo hacen.

AMBOS
¡Aquí, aquí, vosotros, duendes,
venid a bailar en la arena
la canción de las sirenas!
Daros prisa en mostrar a las ninfas del mar
que los espíritus de la tierra pueden ser muy alegres.
¡Venid sutiles, como lozanos pétalos de flores
que vagan al aire del estío!

CORO DE LAS SIRENAS Y HADAS
¿Quién se quedaría en su cueva de coral
cuando la luna brilla sobre las olas en calma
y las estrellas tachonan el arco del cielo
en su veloz marcha nocturna?
¡Alegres, alegres, dejadnos navegar alegres!
¡Sobre el mar, sumergidas en su pálida luz!



ACTO TERCERO


Escena 1

(En la casa de Ibrahim, el jardinero de la corte del
emir en Túnez. llega Fátima, vestida como una esclava)

FATIMA
¡Ay, pobre Fátima!
¡Cómo ha cambiado tu suerte!
La doncella favorita de una importante princesa,
convertida en la esclava de Ibrahim,
el jardinero del emir de Túnez.
¿Y mi querida señora, dónde está?
Ahogada, o muerta sobre alguna roca estéril.
No, no, mi intuición me dice
que debo tener esperanzas
de que podremos vernos nuevamente.
Anoche soñé que así sería.

Nº. 16 Arietta

FATIMA
¡Oh, Arabia, querida Arabia, mi tierra natal!
En mis sueños me parecía cruzar
el mar azul oscuro y volvía a pisar tus playas.
Veía la tienda de mi padre
bajo las altas palmeras
y oía el sonido de la alegre música
que flotaba en la brisa.
Y así, junto al dulce son de una guitarra,
oía a una doncella contar un cuento
en el que la esclava Zeenad,
huía del harén del orgulloso Serdar
con el joven al que ella amaba.
¡Ay! Aunque alta está aún la estrella de la noche,
pronto llegará la mañana del amor
para Yusuf y para mí.
Aunque todas las flores del jardín
se hayan cerrado, la rosa de mi corazón
florece al sol naciente.
¡Ay! Pronto Zeenad estará lejos
del harén del cruel Serdar.
¡Ay! ¡Ay! ¡Ay!
Se oye el relincho de su corcel.
¡Ay! Demuestra, veloz cabalgadura,
que eres digna de tu raza.
Sobre el desierto de sal
volamos como el viento;
y nuestros temores se desvanecen
tan rápido como los torreones que quedan detrás.
¡Ay! Hemos ganado la frontera,
y nos reírnos del señor del Harén.
¡Ah, Ah!

(Entra Sherasmin vestido de jardinero, con una pala
en una mano y una cesta de flores en la otra)

SHERASMIN
¿Y bien, Fátima?
Aquí estoy con el vestuario
de mi nueva ocupación.
¿Has visto a nuestro amo?

FATIMA
No, él ha ido a la ciudad.
¡Ah, Sherasmin, qué amable fue él
al comprarnos a los dos juntos,
de lo contrario, separados,
nuestro destino habría sido realmente miserable.
¡Oh! ¿Qué será de nuestros pobres amos?

SHERASMIN
¡Ah! Este es un mal oficio, Fátima,
pero espero no sea tan malo como parece.
¡Tengo mucha fe en esa hada!
Aunque se haya perdido el cuerno mágico,
el donante es el más poderoso,
así que dejemos de pensar y seamos felices.
Recibimos un buen trato.
¡Oh, he visto muchos días felices
y espero ver alguno más, Fátima!

Nº 17 Dúo

SHERASMIN
En las orillas del dulce Garona
nací una mañana de primavera.
Tan pronto como me emancipé,
di patadas y puñetazos y tumbos;
eludí el trabajo y recibí amores;
amaba el vino y odiaba el agua;
peleé con los vecinos
y cortejé a todas sus hijas.
¡Ah, qué bellos días conocí
a orillas del dulce Garona!

FATIMA
Sobre las olas del Bundemir,
vi brillar los primeros rayos de sol.
Allí viví muchos años,
a orillas del hermoso río.
Vagando con la gente de mi raza,
siempre encontrábamos un lugar
de verdes praderas para nuestro descanso
y el de nuestros rebaños.
¡Nunca supe lo que era la pena o el miedo,
en las orillas del Bundemir!

SHERASMIN
¡Los tiempos han cambiado, amada mía!

FATIMA
El tiempo de la buena fortuna ha huido...
Somos esclavos... ¡Esclavos!

SHERASMIN
Sin embargo, ¿por qué amargarse?
Pues bien, querida, ¡somos esclavos juntos!
Seamos felices mientras podamos.
Amemos nuestra música y disfrutemos
de la alegría de la danza,
del canto y del juego,
mientras la esperanza aún brille para nosotros.

(Salen)

(Puck desciende con Sir Huon)

PUCK
Siete veces se ruborizó la mañana
desde que tu amada fue arrancada de tu lado.
Siete veces el sol se ha puesto
desde que tus ojos no ven su luz.
Ahora, el barco llega al puerto
donde se halla tu novia cautiva.
¡Despierta! ¡Un amigo fiel está junto a ti!
Yo regreso veloz a la tierra de las hadas.

(Puck se marcha)

(Sir Huon despierta, se pone de pie
y mira a su alrededor con asombro)

(Llega Sherasmin)

SHERASMIN
¡Por San Dionisio! ¿Quién es este?
¿Mi amo, o su fantasma?

SIR HUON
¡Sherasmin!

SHERASMIN
¡Lo es! ¡Es mi querido señor! ¡Está vivo!
¡Me voy a volver loco de alegría!

SIR HUON
¡Mi fiel Sherasmin! ¿Dónde estamos?
¿Cómo llegamos aquí?

SHERASMIN
¡Por Dios! No puedo decir cómo llegasteis vos,
pero Fátima y yo fuimos recogidos
por un corsario y traídos aquí, a Túnez,
como esclavos del jardinero del Emir.

SIR HUON
¿En Túnez?
¿Estoy en Túnez contigo y con Fátima?

SHERASMIN
Así es, pero ¿dónde está mi ama?

SIR HUON
¡Ay, no lo sé!
Unos piratas la secuestraron
de la playa donde las olas nos habían arrojado.

(Llega Fátima)

FATIMA
¡Oh, Sherasmin! ¡Qué noticias!
¡Perdonadme, Sir Huon!

SHERASMIN
¡Estáis vivo!
¡Alabado sea el Rey de las Hadas!

FATIMA
¡Oh, qué alegría! ¿Vinisteis con mi señora?

SIR HUON
¿Con Rezia? ¡Ay!
No sé en manos de quien ella suspira...

FATIMA
¡Qué sorprendente casualidad!
Pues vengo a decir que ella está en Túnez.

AMBOS HOMBRES
¿Aquí? ¿En Túnez?

FATIMA
Esta mañana una nave entró en el puerto
y el capitán presentó al Emir a una dama
que encontró en una isla desierta.
La tripulación ha proclamado su belleza a través
de toda la ciudad y, por su descripción,
deduzco con seguridad que es la Princesa.

SIR HUON
¡Sí! Sí, es ella!
Mi corazón me asegura que es mi Rezia.
Os pido consejo, mis queridos amigos:
¿qué hay que hacer?

SHERASMIN
Pediré a Ibrahim que también
os tome a su servicio y, si tengo éxito,
deberéis aceptar labrar la tierra
junto a vuestro pobre y viejo escudero, Sherasmin.
Pero antes de que él regrese
debemos encontrar para vos ropas humildes.

Nº 18 Terceto

SIR HUON
¿Y deberé fingir?

SHERASMIN
No encuentro otra solución.

SIR HUON
¡Que tiemble el tirano!
¡No escaparáq indemne!

FATIMA
Espíritus invisibles del poder de la luz,
vosotros que amáis la virtud y el bien,
ayudad al mejor y más valiente de los caballeros
y a la más bella y tierna de todas las doncellas.

LOS TRES
¡Espíritu adorado!
¡Apoya nuestra causa!
¡Dios bendiga la buena espada
y al corazón fiel!

(Salen)

Escena 2

Nº 19 Cavatina

REZIA
Llora, pobre corazón, por las alegrías muertas.
Fluid, lágrimas tristes,
por las alegrías que huyeron.
La pena es ahora mi único tesoro.
Como un sutil perfume
me alimento de sus suspiros.
Para algunos, es amarga,
pero es para mí
es tan dulce como las aguas de río Jhelum.
¡Sobre los que gozáis de las alegrías
y de los agradable rayos del sol,
sobre los que navegáis
en la corriente de la dorada esperanza,
en un instante puede caer sobre vosotros una ola
y barrer la cubierta cubriendo el futuro
de tinieblas y ruinas!
Pero el flagelo del desierto sobre mi corazón ha pasado
y el árbol del temor no volverá a florecer nuevamente.

Escena 3

(Harén del emir. Una esclava levanta la cortina
de una de las puertas más pequeñas y mira a través
de ella con cautela, luego hace señas, y entra Sir Huon
cubierto con un manto morisco)

SIR HUON
Amable guía, ¿dónde está?
¡¿Dónde está mi amor!?

(La esclava le indica que permanezca allí
y así podrá verla, luego se retira a través
de las cortinas de la puerta central)

¡Mi mente duda!
¿Sería Rezia quien me envió al mensajero?
Sin embargo, ¿quién más podría ser?
¡No, no, tiene que ser ella!
La mirada del amor puede penetrar a través de todos
los disfraces y ella ha enviado a esta esclava
para que me conduzca hasta aquí!
¡Sí, mi amada Rezia, en unos breves instantes
te estrecharé junto a mi devoto corazón!

Nº. 20. Rondó

SIR HUON
¡Me deleito de nuevo en la esperanza y la dicha!
¡Un rayo brilla sobre mi rota cadena,
que destella como un faro en la penumbra
e ilumina el camino hacia mi amada!
Me siento como un torrente de montaña
liberado del dominio de los espíritus de las nieves;
descendiendo desde las alturas rocosas,
saltando y centellando con alegría salvaje.
Me deleito de nuevo en la esperanza y la dicha.
Busco a mi amor como el torrente busca el mar.
Nos uniremos ineludiblemente, en silencio,
antes que algo se interponga entre nosotros.
Sin embargo, ella no viene.
¡Qué tortura, qué suspenso!

Escena 4

(Las cortinas se abren de repente
y dejan ver a Roshana, iluminada
brillantemente, cubierta por un
esplendoroso velo)

SIR HUON
¡Ah! ¡Allí está! ¡Mi amor! ¡Mi vida!

(corre hacia Roshana mientras
ella se levanta y se da a conocer)

¡Poderes misericordiosos! ¡He sido traicionado!

ROSHANA
No tienes ningún motivo para sentir temor.
¡Cristiano, yo te amo!
Deja que tu naturaleza se exprese libremente.
¡Las pasiones de las hijas de África
arden tan ardientemente como el sol
que resplandece sobre ellas!
Dos fieras salvajes rugen con rabia en mi pecho:
¡la venganza y el amor!
La primera se verá cumplida por el vigor de tu brazo;
y la segunda te recompensará mucho más
de lo que imaginan tus más ardientes deseos.

SIR HUON
(aparte)
¿A dónde me ha traído mi temeridad?

ROSHANA
Esta noche te llevaré hasta el lecho de Almanzor.
Cuando su cerebro nade en el vino prohibido,
y sus párpados caigan por los excesos del banquete...
¡lo apuñalarás en el corazón!

SIR HUON
¡Nunca! Si Almanzor os ha ofendido, señora,
dadme una espada y, frente a frente,
abatiré a ese tirano.
Derramé mi sangre por el honor
de una mujer ofendida,
pero no soy un asesino
que apuñala a un hombre dormido.

ROSHANA
(Para sí)
¡Destruye mis esperanzas!
¿Será posible? ¿Quedaré frustrada?
¡Que vengan las artes femeninas en mi ayuda!
Él debe ser, más o menos, como todos
los otros hombres a los que atrapé en mis redes.

(Da unas palmadas y entra un grupo de
bailarinas y esclavas que rodean a
Sir Huon con guirnaldas. Una de ellas le
ofrece una copa de vino)

Nº 21. Coro y Ballet

CORO
Para ti la belleza ha engalanado su música,
para ti se ha llenado la copa de la alegría,
¡Oh, apura el trago y recoge la flor,
antes que la rosa se marchite y el vino se derrame!

SIR HUON
¡Basta! ¡Las flores que me ofrecéis
parecen un veneno con fragancia de oso;
y la copa de purpúreo contenido
semeja un trago de sangre!

(Se arranca las guirnaldas y se enfrenta
a Roshana, que se aferra a él y evita
que pueda marcharse)

CORO
Cuando los ojos femeninos brillan de amor,
¿tú rehúyes su encantadora luz?
¿Tú corazón intenta huir,
cuando sus blancos brazos te abrazan?

SIR HUON
¡No hay belleza en los ojos de una mujer,
cuando arden con brillo pecaminoso!
¡Son como la mirada ciega de los muertos,
cuando debe iluminar su luz ha huido!
No hay ningún encanto que pueda producir placer
viniendo de la mano de una ramera,
aunque sea muy blanca.
¡Pronto sus dedos estarán despojados
cuando los gusanos hayan comido su carne!

(se desprende de Roshana y se dirige
a la entrada, pero es interceptado
y rodeado por las bailarinas
y las esclavas para que no pueda escapar)

CORO
¡Oh, no rehúyas el banquete de la felicidad!
¡Oh, no malgastes un momento tan precioso!
Recuerda al sabio que canta mientras come:
"Cómo sería de agradable la vida
si una sombra pudiera durar ".
Así pues, mortal, sé feliz y ríete del sabio
que conoce la sombra de la vida
y espera que regrese.
Para ti la belleza ha engalanado su música,
para ti se ha llenado la copa de la alegría,
¡Oh, apura el trago y recoge la flor,
antes que la rosa se marchite y el vino se derrame!

SIR HUON
¡Basta! ¡Dejadme pasar! ¡Abrid paso os digo!

(Cuando está a punto de poder pasar, los
esclavos se dispersan y entra Almanzor,
seguido por algunos negros armados.
Roshana y las bailarinas huyen aterrorizadas)

Escena 5

ALMANZOR
¡Eternas maldiciones!
¡Un hombre dentro de estos muros! ¡Perro!
En el patio del palacio serás quemado vivo
dentro de una hora.

(Entra Rezia. Se aproxima a Sir Huon)

SIR HUON
¡Rezia!

ALMANZOR
¡La hermosa extranjera!

REZIA
A tus pies, Almanzor,
te pido una primera y única gracia.

ALMANZOR
Habla; es tuya.

REZIA
¡Perdón para él, a quien has condenado
a una muerte cruel e inmerecida!

ALMANZOR
¡Qué! ¿Para este vil esclavo
que se ha atrevido a profanar el harén?
No pierdas el tiempo por un miserable como él.

REZIA
¡Almanzor, óyeme; él es mi esposo!

ALMANZOR
¡Ah! ¿Tu esposo? ¡Alabado sea el Profeta!
¡Pues bien, escucha a Almanzor!
Sé complaciente con mi amor
y no sólo salvarás su vida,
sino que también él, cargado de riquezas,
recibirá un salvoconducto
para marchar a su tierra natal.

REZIA
¡Nunca!

ALMANZOR
¡Ten cuidado! No estires demasiado
la cuerda del arco que se puede romper.

REZIA
¡No te temo!
El hombre que amo no podría seguir viviendo
con un acuerdo tan vil.
¡Prefiero compartir su terrible destino
y liberarlo de tal infamia!

ALMANZOR
(furioso)
¡Entonces, que así sea!
Tú misma te has condenado:
o aceptas mi oferta o subirás a la pira con él.
¡Llevadlos a la hoguera!

SIR HUON
¡Qué momento fatal!

(Los esclavos se apoderan Rezia)

REZIA
¡Oh, qué momento feliz, Huon, morimos juntos!

(Cuando los esclavos están a punto de
llevárselos, se escucha el sonido del cuerno
que Oberón dio a Huon. Almanzor queda
inmóvil, los esclavos liberan a Sir Huon y
Rezia e inician la siguiente danza)

Escena 6

Nº 22. Final

ESCLAVOS
¿Escucháis? ¿Qué notas son esas?
¿Oíd? ¿De dónde sale ese sonido maravilloso?
¿De dónde? ¡Todos los pies se ven obligados
a bailar esta danza festiva!
¡Oíd! ¡Escuchad!

(Entran Sherasmin y Fátima)

CUARTETO
¡Alegraros, alegraros, es el poderoso cuerno!
¡Bailad en los patios y en las torres,
bailad en los jardines y en los salones,
en las playas y en las murallas!
Dentro de unos instantes aparecerá
el Rey de los Elfos.

(La escena se llena de nubes, como en el
segundo acto. Almanzor y los negros
huyen aterrados. Las nubes se abren y
dejan ver a Oberón y Titania)

OBERÓN
Gracias a vosotros, vuestro amigo
a podido cumplir su promesa
y puede abrazar amoroso
a su Reina de las Hadas.
Velozmente, como el relámpago,
valeroso caballero, he aquí
el palacio de tu rey, en tu Francia natal.
Arrodíllate a sus pies
junto con la esposa que has conquistado.
Toda Europa escribirá sobre tu heroica historia.
Y ahora, para siempre, rompo el hechizo de las hadas,
con el último y agradecido adiós.
¡Adiós, adiós!

(Las nubes que rodean a Oberón y
Titania, se dispersan y descubren
el palacio de Carlomagno)

Escena final

Nº 23 Marcha

(Soldados, caballeros, nobles y damas de la
corte del emperador y, por último, Carlomagno
que asciende al trono. Sir Huon, Rezia, Sherasmin
y Fátima, que abandonaron el escenario en el cambio
de escena, vuelven a entrar. Sir Huon, armado
como en la primera escena; conduce a Rezia
hasta el pie del trono, donde ambos se arrodillan)

SIR HUON
Cumpliendo su juramento,
Huon está arrodillado a tus pies una vez más.
Con la ayuda del cielo y mi audacia
arrebaté al Califa esta hermosa doncella,
afrontando los peligros que derivan
de ser la heredera de su trono.
¡Ella será la esposa de tu vasallo!

(Carlomagno se levanta y les da la
bendición a Sir Huon y a Rezia)

CORO
¡Saludamos al caballero que con la espada
arrebató a su hermosa esposa
de manos de los sarracenos!
¡Saludemos a la doncella que a través del mar
siguió a su campeón con fidelidad!
Por los poetas aún no nacidos será narrada
la historia de la bella Rezia y el audaz Huon.



Digitalizado y traducido por:
José Luís Roviaro 2022