Pastor, Hijo de Pan

Nereida, Amante de Acis

Viejo Pastor







La acción se desarrolla en tiempos mitológicos

No se conservan las acotaciones escénicas de esta obra. La trama narra el siguiente suceso:

Polifemo, gigante de un solo ojo, ama a la nereida Galatea que a su vez está enamorada del bellísimo pastor Acis. Polifemo sorprende a los amantes y en un arrebato de celos, mata a Acis aplastándolo con una roca. Galatea finalmente transforma a su amado Acis en un río.



1- Symphony  

Oh, the pleasure of the plains!
Happy nymphs and happy swains,
harmless, merry, free and gay,
dance and sport the hours away.

For us the zephyr blows,
for us distils the dew,
for us unfolds the rose,
and flow'rs display their hue.

For us the winters rain,
for us the summers shine,
spring swells for us the grain,
and autumn bleeds the vine.

3- Recitative 

Ye verdant plains and woody mountains,
purling streams and bubbling fountains,
ye painted glories of the field,
vain are the pleasures which ye yield;
too thin the shadow of the grove,
too faint the gales, to cool my love.

4- Air 

Hush, ye pretty warbling quire!
Your thrilling strains
awake my pains,
and kindle fierce desire.

Cease your song, and take your flight,
bring back my Acis to my sight!

5- Air 

Where shall I seek the charming fair?
Direct the way, kind genius of the mountains!

O tell me, if you saw my dear!
Seeks she the groves, or bathes in crystal fountains?

6- Recitative 

Stay, shepherd, stay!
See, how thy flocks in yonder valley stray?
What means this melancholy air?
No more thy tuneful pipe we hear.

7- Air  

Shepherd, what art thou pursuing?
Heedless running to thy ruin;
share our joy, our pleasure share!

Leave thy passion till tomorrow,
let the day be free from sorrow,
free from love, and free from care!

8- Recitative 

Lo! Here my love: turn, Galatea, 
hither turn thy eyes.
See, at thy feet the longing Acis lies!

9- Air 

Love in her eyes sits playing,
and sheds delicious death;
love on her lip is straying,
and warbling in her breath!

Love on her breast sits panting,
and swells with soft desire;
no grace, no charm is wanting
to set the heart on fire.

10 -Recitative 

Oh! Didst thou know the pains of absent love,
Acis would ne'er from Galatea rove.

11- Air 

As when the dove
laments her love,
all on the naked spray;
when he returns,
no more she mourns,
but loves the live-long day.

Billing, cooing,
painting, wooing,
melting murmurs fill the grove,
melting murmurs, lasting love.

12- Duo 

Happy we!

What joys I feel!
What charms I see!
Of all youths thou dearest boy!
Of all nymphs thou brightest fair!
Thou all my bliss, thou all my joy!

Happy we!
What joys I feel!
What charms I see!

Wretched lovers! Fate has passed
This sad decree: no joy shall last.
Wretched lovers, quit your dream!
Behold the monster Polypheme!

See what ample strides he takes!
The mountain nods, the forest shakes;
the waves run frighten'd to the shores:
hark, how the thund'ring giant roars!

15- Recitative 

I rage, I melt, I burn!
The feeble god has stabb'd me to the heart.
Thou trusty pine,
prop of my godlike steps, I lay thee by!
Bring me a hundred reeds of decent growth,
to make a pipe for my capacious mouth;
in soft enchanting accents let me breathe
sweet Galatea's beauty, and my love.

16- Air 

O ruddier than the cherry,
o sweeter than the berry,
o nymph more bright,
than moonshine night,
like kidlings blithe and merry!

Ripe as the melting cluster,
no lily has such lustre;
yet hard to tame
as raging flame,
and fierce as storms that bluster!

17- Recitative 

Whither, fairest, art thou running,
still my warm embraces shunning?

The lion calls not his prey,
nor bids the wolf the lambkin stay.

Thee, Polifemo, great as Jove,
calls to empire and to love,
to his palace in the rock,
to his dairy, to his flock,
to the grape of purple hue,
to the plum of glossy blue,
wildings, which expecting stand,
proud to be gather'd by thy hand.

Of infant limbs to make my food,
and swill full draughts of human blood!
Go monster! Bid some other guest,
I loathe the host, I loathe the feast.

18- Air 

Cease to beauty to be suing,
ever whining love disdaining.

Let the brave their aims pursuing.
Still be conqu'ring, not complaining.

19- Air 

Would you gain the tender creature,
softly, gently, kindly treat her:
suff'ring is the lover's part.

Beauty by constraint possessing,
you enjoy but half the blessing,
lifeles charms without the heart.

20- Recitative 

His hideous love provokes my rage:
weak as I am, I must engage!
Inspir'd with thy victorious charms,
the god of love will lend his arms.

21- Air 

Love sounds th'alarm,
and fear is a-flying
when beauty's the price,
what mortal fears dying?

In defence of my treasure,
I'd bleed at each vein;
without her no pleasure,
for life is a pain.

22- Air 

Consider, fond shepherd,
how fleeting's the pleasure,
that flatters our hopes
in pursuit of the fair!

The joys that attend it,
by moments we measure,
but life is too little
to measure our care.

23- Recitative 

Cease, o cease, thou gentle youth,
trust my constancy and truth,
trust my truth and pow'rs above,
the pow'rs propitious still to love!

24- Trio 

The flocks shall leave the mountains,
the woods the turtle dove,
the nymphs forsake the fountains,
ere I forsake my love!

Torture! Fury! Rage! Despair!
I cannot, cannot bear!

Not show'rs to larks so pleasing,
nor sunshine to the bee,
not sleep to toil so easing,
as these dear smiles to me.

Fly, swift, thou massy ruin, fly!
Die, presumptuous Acis. Die!

25 -Recitative 

Help, Galatea! Help, ye parent gods!
And take me dying to your deep abodes.

Mourn, all ye muses! Weep, all ye swains!
Tune, tune your reeds to doleful strains!
Groans, cries and howlings 
fill the neighb'ring shore.
Ah, the gentle Acis is no more!

27- Air and Chorus 

Must I my Acis still bemoan,
inglorious crush'd beneath that stone?

Cease, Galatea, cease to grieve!
Bewail not whom thou canst relieve.

Must the lovely charming youth
die for his constancy and truth? 

Cease, Galatea, cease to grieve!
Bewail not whom thou canst relieve;
call forth thy pow'r, employ thy art,
the goddess soon can head thy smart.

Say what comfort can you find?
For dark despair o'erclouds my mind.

To kindred gods the youth return,
through verdant plains to roll his urn.

28- Recitative 

'Tis done: thus I exert pow'r divine;
be thou immortal, though thou art not mine!

29- Air 

Heart, the seat of soft delight,
be thou now a fountain bright!
Purple be no more thy blood,
glide thou like a crystal flood,
rock, thy hollow womb disclose!
The bubbling fountain, lo! It flows;
through the plains he joys to rove,
murm'ring still gentle love.

Galatea, dry thy tears,
Acis now a god appears!
See how he rears him from his bed,
see the wreath that binds his head.
Hail! Thou gentle murm'ring stream,
shepherd's pleasure, muses' theme!
Through the plains still joy to rove,
murm'ring still thy gentle love.

1- Sinfonía 

¡Oh, placer de estas llanuras!
¡Felices ninfas, felices pastores!
Inocentes, contentos, libres y alegres,
bailemos y saltemos durante horas.

Céfiro sopla para nosotros,
cae el rocío,
la rosa se abre
y las flores exhalan sus aromas.

Para nosotros, los inviernos lloran,
los veranos destellan,
la primavera germina los granos
y el otoño cría el vino.

3- Recitativo 

¡Oh, vosotros, ríos perlados, verdes prados, 
montes arbolados, sonoros cauces!
¡Vosotras, glorias de los campos!
Los placeres que proclamáis son vanos, pues 
la sombra de los valles es demasiado diáfana y
la brisa demasiado débil para apagar mi pasión.

4- Aria 

¡Silencio! ¡Oh, delicioso corro gorjeante!
Vosotros, agudos trazos,
que reveláis mi dolor
y aviváis mi violento deseo.

¡Cesad vuestros trinos! ¡Levantad el vuelo!
¡Traed a Acis ante mis ojos!

5- Aria 

¿Dónde encontraré a la encantadora hada?
¡Guiad mis pasos, dulces genios de las montañas!

¡Oh! ¡Decidme si visteis a mi amada!
¿Estará en el valle o en la fuente cristalina?

6. Recitativo 

¡Detente, pastor, detente!
¡Mira! Tu rebaño está disperso por el valle.
¿Por qué ese aire melancólico?
Ya no se escucha el sonido de tu caramillo.

7- Aria  

¿Qué persigues, pastor?
Corres hacia tu ruina.
¡Comparte nuestra alegría y nuestro placer!

¡Deja para mañana tu pasión!
¡Disfruta del día libre de 
aburrimiento, amor y preocupaciones!

8- Recitativo 

Aquí está mi amor. 
¡Vuelve Galatea, vuelve tus ojos hacia aquí!
Mira como Acis, lánguido, está tendido a tus pies.

9- Aria 

El Amor juguetea en sus ojos
y esparce su mortal delicia.
¡El Amor brilla en sus labios
y habla por su voz!

El Amor late en su pecho
y se inflama en delicado deseo.
¡No hay gracia ni encanto
que inflame más al corazón!

10- Recitativo 

¡Oh! Si él supiera el dolor del amado ausente,
Acis no se separaría nunca de Galatea.

11- Aria 

La paloma 
se lamenta por su amor
en las ramas solitarias;
y cuando él vuelve,
ella deja sus penas
para amarlo durante todo el día.

Lo picotea, lo arrulla,
palpita, corteja
y los tiernos murmullos
llenan el bosque de un amor eterno.

12- Dúo 

¡Seamos felices!

¡Qué alegría siento!
¡Qué encantos veo!
¡El más querido de todos los jóvenes pastores!
¡El hada más resplandeciente de todas las ninfas!
¡Tú eres mi alegría y toda mi felicidad!

13- CORO
¡Seamos felices!
¡Qué alegría siento!
¡Qué encantos veo!

14- CORO
¡Desgraciados amantes! ¡El destino se cumple!
Así dicta el decreto: ¡Que cese la alegría!
¡Abandonad vuestro sueño!
¡Cuidaros del monstruo Polifemo!

¡Mirad, aquí llega a grandes pasos!
Las montañas se agitan, el bosque tiembla
y las olas rompen temerosas en la orilla.
¡Escuchad cómo ruge el estruendoso gigante!

15- Recitativo 

¡Soy implacable, derrito y quemo!
El débil dios del amor me ha golpeado el corazón.
¡Oh, tú, pino fiel,
guía mis divinos pasos, te seguiré!
Tráeme cien buenas cañas
para hacer una flauta que sólo yo pueda tocar
y expresar así con dulces sonidos
la belleza de la dulce Galatea, mi amor.

16- Aria 

¡Más roja que las cerezas,
más dulce que las moras,
oh ninfa, más brillante
que la noche en un claro de luna,
alegre y feliz como los cabritillos!

¡Madura como los tiernos racimos!
El lis a su lado no tiene brillo.
¡Pero ella es más difícil de domar
que la implacable llama y tan orgullosa, 
como el huracán desatado!

17- Recitativo 

¿Hacia dónde corres, bella mía,
siempre huyendo de mis cálidos abrazos?

¡El león no pregunta a su presa,
ni el lobo pide al cordero que permanezca!

Yo, Polifemo, tan grande como Júpiter,
reúno en mi pétreo palacio,
por mi voluntad y deseo,
a mis pastores, a mis rebaños,
a mis racimos púrpuras y fragantes,
a mis ciruelas brillantes y añiles,
a mis animales salvajes que no esperan
más que ser reunidos por mi mano.

¡Alimentarme de niños 
y beber su sangre a grandes tragos!
¡Vete, monstruo, encuentra otros invitados!
Aborrezco tanto al anfitrión como a su fiesta.

18- Aria 

¡Cesa de perseguir la belleza pues el amor
desprecia a quien gime sin cesar!

¡Los valientes consiguen sus objetivos,
pues conquistan, sin deshacerse en lamentaciones!

19- Aria 

Si queréis conseguir a la tierna criatura
tratadla dulce, gentil y amablemente.
El sufrimiento es cosa de los enamorados.

Conquistando la belleza por la coacción,
no disfrutaréis más que de la mitad del tesoro;
no poseeréis más que encantos sin corazón.

20- Recitativo 

Su horrible amor suscita mi rabia.
¡Aún débil como soy, deberé entablar combate!
Inspirado por tus sublimes encantos
el dios del amor me prestará su apoyo.

21- Aria 

El amor toca la alarma
y el temor huye.
Cuando el premio es la belleza
¿qué mortal teme a la muerte?

Para defender mi tesoro
daré toda la sangre de mis venas.
Sin ella no hay placer
y la existencia no es más que dolor.

22- Aria 

Querido pastor:
¡Observa lo fugaz que es el placer
al basar nuestras esperanzas
en perseguir a un hada!

Medimos en un momento
las alegrías que ella nos procura,
pero la vida es demasiado breve
para medir la desgracia.

23- Recitativo 

¡Detente! ¡Oh, detente, gentil pastor!
Ten confianza en mi constancia,
en mi fe y en mi poder sobrenatural,
siempre propicio al amor.

24- Trío 

¡Los rebaños dejarán las montañas,
las tórtolas los bosques
y las ninfas dejarán las fuentes
antes que yo abandone a mi amor!

¡Tortura, furor, rabia, desesperación!
¡No lo puedo soportar!

La lluvia no es más dulce para la alondra,
ni el sol para la abeja,
ni el sueño para el alivio,
que esas sonrisas para mí.

¡Vuela rápida, masa rocosa informe! ¡Vuela!
Presuntuoso Acis: ¡muere!

25- Recitativo 

¡Socorro, Galatea, socorro! ¡Oh, dioses!
¡Llevadme moribundo a las profundas moradas!

26- CORO
¡Llorad, musas! ¡Pastores, llorad!
¡Afinad vuestras flautas para los lamentos!
Los quejidos, las lágrimas y los gemidos
llenan las orillas vecinas.
¡Oh! ¡El dulce Acis ya no existe!

27- Aria y Coro 

¡Lloraré por siempre a mi dulce Acis,
arteramente aplastado por esta roca!

¡Cesa, Galatea, tus lamentos!
Ya no llora quien tú puedes liberar.

El amable y encantador joven
¿debía morir por su constancia y fidelidad?

¡Cesa, Galatea, tus lamentos!
Ya no llora quien tú puedes liberar.
¡Utiliza tu poder, emplea tu arte,
la diosa pronto puede cortar su dolor!

Decidme ¿qué alivio podéis encontrar
si la negra desesperación ensombrece mi mente?

Convierte al joven en un semidios:
que esparza sus dones por los verdes bosques.

28- Recitativo 

Así ejerceré mi divino poder:
¡Sé inmortal, aunque ya no seas mío!

29- Aria 

Corazón, fuente de dulces delicias,
¡sé ahora un manantial limpio!
¡Que tu sangre ya no sea púrpura!
¡Deslízate como un arroyo de cristal!
Roca, ¡abre tu seno!
¡La fuente parlotea! ¡Corre!
Se alegra de bajar a la llanura
murmurando sin descanso su delicado amor.

30- CORO
¡Galatea, seca tus lágrimas,
pues Acis aparece ahora semejante a un dios!
¡Mira como surge de su lecho!
¡Mira, una guirnalda le ciñe la cabeza!
¡Vive, amable corriente, placer de los pastores
e inspiración de las musas!
Desbórdate feliz por las praderas 
murmurando sin cesar tu delicado amor.

Escaneado y Traducido por:
María del Mar Huete 2004